Kobe Bryant y su hija Gianna fueron sepultados el pasado viernes en una íntima ceremonia

La estrella de la NBA Kobe Bryant de 41 años y su hija Gianna, de 13 años, fallecieron junto a sus siete acompañantes el pasado 26 de enero cuando el helicóptero en el que se trasladaban se estrelló contra la montaña.

La familia se dirigía a la academia del ex jugador de los Lakers para participar en un partido de baloncesto del equipo de Gianna.

Lamentablemente no hubo ningún superviviente en el siniestro que conmocionó al mundo entero.

Kobe dejó a su esposa Vanessa, de 37 años, y a sus tres hijas, Bianka Bella, Natalia Diamante y Capri Kobe, nacida en junio de 2019.

La familia quiso celebrar una ceremonia fúnebre privada para darles el último adiós en el Pacific Memorial Park en Corona del Mar, California, en el condado de Orange.

El pasado viernes 07 de febrero, Kobe y su hija Gigi, como cariñosamente le llamaban, fueron sepultados en un servicio privado en el que se respetó la intimidad de sus seres queridos.

Vanessa y su familia querían una ceremonia privada para poder llorar su pérdida”, dijo una fuente cercana que asistió al funeral a un medio estadounidense.

“La ceremonia fue extremadamente difícil para todos, ya que todavía es difícil para ellos comprender que perdieron a dos hermosas almas”, agregó la persona que no reveló su identidad.

Dos semanas después de la tragedia, Vanessa se despidió de su esposo y de su hija sin la presencia de los periodistas y sin que ningún fotógrafo estuviera en el área.

La información sobre la ceremonia se reveló en los certificados de defunción emitidos por el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, que citó el entierro para Bryant y Gianna.

En el documento se lee que la causa de la muerte fue un trauma contundente indicando que fallecieron de manera inmediata en el accidente producido el 26 de enero en las colinas de Calabasas.

El pasado lunes 10 de febrero se celebró un servicio conmemorativo para el entrenador de béisbol John Altobelli, su esposa Kery y su hija Alyssa, también fallecidos en el accidente.

La ceremonia se celebró en el estadio de Anaheim en California y le rindieron homenaje al destacado entrenador de béisbol de Orange Coast College, conocido por llevar a su equipo a obtener cuatro títulos estatales, y ayudar a los jóvenes a crecer y desarrollarse fuera del campo.

En el estadio se congregaron centenares de personas, sobre todo, miembros de equipos universitarios locales vistiendo sus camisetas.

“No tenemos idea de cuántos maestros, policías, bomberos, padres y esposos recibieron ayuda de John, y esas son las victorias que él más apreciaba”, dijo Josh Belovsky, amigo cercano del fallecido entrenador de 56 años.

El próximo 24 de febrero se ha programado un homenaje para las víctimas del accidente en el Staples Center a la que se estima que asistan 20.000 personas entre familiares, amigos, representantes de la NBA, políticos y abonados de los Lakers.

Vanessa Bryant anunció la ceremonia a través de una publicación en su perfil de Instagram.

Ese día la ciudad de Los Ángeles reforzará la seguridad alrededor del pabellón cuyas calles cercanas permanecerán cerradas. Para evitar problemas de seguridad, no transmitirán el homenaje en pantallas exteriores.

“Habrá un monumento conmemorativo para marcar las contribuciones de este hombre, su hija y los demás familiares que estuvieron allí”, dijo Eric Garcetti, alcalde de la ciudad a un medio local.

Todavía continúan las investigaciones del accidente, aun no se determinan las causas, aunque los informes preliminares hablan de la densidad de la niebla que impedía tener visibilidad. No se evidenció ninguna falla mecánica en el motor de la aeronave.

El mundo sigue llorando la trágica pérdida de Kobe, su hija y sus siete acompañantes. El próximo 24 miles de personas les rendirán homenaje. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!