Las 3 adolescentes que encontraron la muerte cuando iban a entrenar acompañadas de sus padres

Hace 5 días el mundo entero conmocionó con el brutal accidente de helicóptero en Calabasas, que trajo como saldo la muerte de todos sus pasajeros: el astro de la NBA, Kobe Bryant, de 41 años, y su pequeña Gigi, de 13 años. Junto a ellos, otras 7 personas, entre las que casualmente se encuentran otras 2 adolescentes que partieron al más allá de la mano de sus padres.

Kobe y Gianna Bryant; John, Keri y Alyssa Altobelli; y Sarah y Payton Chester, son los padres e hijas que juntos encontraron la muerte

Una noticia que nos entristece enormemente, pero que al mismo tiempo sirve para visibilizar el gran amor de un padre que está hecho a base de cosas grandes y pequeñas. En este caso, esos padres, que sabían lo que significaba el deporte en la vida de sus hijas, quisieron una vez más, formar parte de ello, decidiendo acompañarlas en su entrenamiento. Como resultado, pudieron despedirse de este mundo, de la manera más trágica, sí, pero juntos.

John Altobelli con su hija Alyssa

No podemos imaginarnos lo desgarradores que tuvieron que ser esos momentos, cuando seguramente sabían a lo que se estaban enfrentando después de volar durante 15 minutos en medio de una niebla profunda y sin visibilidad.

Sarah Chester y su hija Payton

Es probable que hayan tenido tiempo a darse cuenta que se acercaba su final. Y qué puede ser más consolador que en ese momento angustioso de decir adiós junto a los seres que te dieron la vida, tus padres; y para los padres, junto a esos pequeñitos seres que un día tuvieron en sus brazos y lo primero que dijeron fue: papá y mamá.

Kobe Bryant y su pequña Gigi

¿Pero quiénes son estas pequeñas a las que el mundo entero tiene en sus oraciones?

1. GIANNA BRYANT (Gigi)

Gianna Bryant, de 13 años, es la segunda hija de Vanessa y Kobe Bryant.  Heredó los genes de su padre y no se cansó de decirle que él «no necesitaba un hijo para continuar el legado de la familia en el baloncesto».

La pequeña estaba “empeñada” en jugar para Geno Auriemma, el antiguo entrenador del famoso equipo de baloncesto femenino de la Universidad de Connecticut.

Y recientemente, tras su muerte, la U Conn le rindió el más emotivo homenaje para cumplirle su sueño.

Diversos videos publicados por sus padres muestran que incluso tiene los mismos movimientos que su padre en la cancha.

Gianna jugó en el equipo de primera división de la Academia de Deportes de Mamba, que su padre entrenaba. Equipo en el que también jugaban Payton Chester y Alyssa Altobelli, las otras 2 adolescentes fallecidas en el mismo accidente.

2. ALYSSA ALTOBELLI

Alyssa, de 13 años, es hija del entrenador de béisbol juvenil del Orange Coast College, John Alotbelli y de Keri Altobelli. Los 3 fallecieron en el accidente.

La historia de esta familia ha estremecido a las redes, especialmente porque John y Keri tenían otra hija mayor: Alexi, de 17 años. Y además, John tenía un hijo mayor de 29 años, JJ, fruto de su primer matrimonio. Los 5 conformaban un hogar feliz bajo un mismo techo, pero ahora se enfrentan al drama de haber perdido a su padre, madre, hermana y hermanastra.

JJ veía a Alyssa como su hermana pequeña a quien debía cuidar, mientras que Alexi y Alyssa eran casi como hermanas mellizas que no se separaban jamás.

Altobelli era un entrenador como pocos, un padre excepcional, que amaba acompañar a su hija en los partidos. A Alyssa, su antigua entrenadora la recuerda como una niña que «siempre sonreía».

3. PAYTON CHESTER

Payton, de 13 años también, estudiaba octavo grado en la escuela episcopal St. Margaret’s en San Juan Capistrano. Todd Schmidt, la exdirectora de otra escuela a la que había asistido Payton ha dado un testimonio emocionante de lo que era la pequeña: «genuina, generosa y cariñosa».

«Siempre tenía una sonrisa enorme en la cara. Disfrutaba de cada minuto», dijo Schmidt. De hecho, sus fotos así lo demuestran.

También cuenta que siempre que había un alumno nuevo, en quien se apoyaba para que no se sintiera mal y para asegurarse de que nunca quedaría excluido del grupo, era en Payton.

«Ella se comprometía en que se sintieran como en su familia y lo hacía con una gran sonrisa».

Comparte esta emotiva historia con tus amigos que nos ayuda a reflexionar que tenemos la vida prestada. Valoremos a nuestros seres queridos y digámosles cuánto los amamos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!