Kobe Bryant deja una carta de amor para lo que más amaba – «Es hora de decir adiós»

El pasado 26 de enero falleció Kobe Bryant en un accidente aéreo mientras se trasladaba en helicóptero junto a ocho personas, entre ellas, su hija Gianna de 13 años.

Desde que se dio a conocer la noticia, millones de personas alrededor del mundo se mostraron conmovidas por la trágica pérdida.

Se han cumplido cinco días del siniestro y no han cesado las muestras de solidaridad y apoyo para todos los familiares de las víctimas, así como los homenajes para la leyenda del baloncesto.

Recientemente salió a la luz una carta que Kobe dejó para “lo que más amaba”.

Kobe sentía una gran pasión por el baloncesto, se dedicó a practicar ese deporte como profesional durante dos décadas. Se retiró en el 2016, pero siguió entrenando y dedicándose a su familia, compartía la misma afición por el baloncesto con su hija Gianna.

Su exitosa trayectoria en la que recibió importantes reconocimientos inspiró a muchas personas. Fundó una academia llamada “Mamba Academy” para formar a nuevos talentos.

También produjo un cortometraje para la pantalla grande dedicado al baloncesto por el que ganó un Oscar en el año 2018.

El amor de Bryant por el baloncesto era inigualable, por eso le dedicó una sentida carta:

Querido baloncesto:

“Desde que empecé a enrollar los calcetines de mi padre, haciendo que mi imaginación volase con tiros ganadores en el Great Western Forum, supe que algo era real, que me había enamorado de ti.

Era un amor tan profundo que te lo entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo hasta el alma y el espíritu.

Como un niño de seis años profundamente enamorado de ti, nunca vi el final de un túnel, sólo me veía a mí mismo saliendo de uno.

Así que corrí, corrí arriba y abajo, por todas las esquinas, iba detrás de cada balón que estaba perdido. Me pediste mi empuje y te di mi corazón. Y aquello se convirtió en mucho más.

Jugué con sudor y dolor no porque me gusten los desafíos, sino porque tú me habías llamado. Hice todo por ti porque eso es lo que haces cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me hacías sentir.

Concediste a un pequeño niño de seis años su sueño Laker, y siempre te amaré por ello. Pero no puedo amarte de manera tan obsesiva por mucho más tiempo.

No puedo darte nada más que esta última temporada. Mi corazón puede atajar los golpes, mi mente puede lidiar con la rutina, pero mi cuerpo sabe que ha llegado el momento de decir adiós.

Y no pasa nada. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que dejamos juntos. Los buenos y los malos. Nos hemos dado todo lo que tenemos mutuamente.

Y los dos sabemos que no importa lo que haga después, siempre seré ese niño con los calcetines y los cubos de basura en la esquina: “05 segundos en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1”

Siempre te amaré,

Kobe.

Así concluye el mensaje que el fallecido deportista le dedicó a aquello que más le apasionaba justo antes de abandonarlo.

Ahora, cada palabra, queda inmortalizada en un legado que siempre prevalecerá en el mundo. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!