Un pasajero del crucero en cuarentena por coronavirus habla del peligro que hay en el barco

La tragedia por la epidemia del mortal bacilo del coronavirus que ha azotado a gran parte del continente asiático no deja de generar alarma en el mundo. David Abel, quien se encuentra prisionero en un barco que se ha aislado para evitar la posible expansión del virus en el país del sol naciente ofreció declaraciones.

El pasajero británico a bordo de un crucero que ha sido puesto en cuarentena en Japón por temor al virus, ha denunciado hoy a algunos de sus compañeros del barco acusándolos de aumentar el riesgo de infección por su mala higiene personal. 

El hombre dejó entrever que a pesar de que la tripulación del «Princess Diamond» impuso fuertes medidas sanitarias a los turistas, como evitar el uso de los baños públicos, a estos, por el contrario pareciera importarles un bledo su salud personal.   

El crucero planificado para 14 días fue puesto bajo observación después de que un pasajero de 80 años que desembarcó en Hong Kong el 25 de enero, diera positivo por coronavirus.

Por su parte, los atribulados pasajeros aún no saben cuándo podrán reservar sus vuelos para regresar a sus hogares. 

Nadie puede reservar vuelos ya que no tenemos idea de cuándo desaparecerá la cuarentena”, dijo Abel, quien viaja con su esposa. 

Ataviados con trajes de seguridad, los médicos se dirigen de cubierta a cubierta para dar con el cruel virus que ya se ha cobrado la vida de más de 400 personas, tan solo en la península china. 

Todo el barco está en cuarentena, supongo que vamos a estar aquí durante todo el día y la noche”, añadió el británico. 

Sin embargo, a pesar de la inconsciencia de muchos de los viajeros, Abel ha elogiado a la tripulación, destacando que el personal se encuentra permanentemente vigilante de cada detalle, limpiando y desinfectando áreas públicas como pasamanos y manijas de puertas.

Pero no dejó de expresar su molestia ante la actitud despreocupada de sus compañeros de viaje. 

Están aumentando el riesgo de infección con una higiene personal bastante precaria”, afirmó Abel. 

De hecho, en un caso ejemplar, un turista estadounidense se sonó la nariz con una servilleta y la dejó puesta sobre una mesa donde los camareros que llevaban y traían la comida podían tocarla, lo que hace que aumenten las probabilidades de un posible contagio.  

Hasta ahora, afortunadamente ninguno de los pasajeros o miembros de la tripulación ha mostrado síntomas durante las pruebas del sábado. Sin embargo, los funcionarios ahora dicen que ocho personas en el barco presentan altas temperaturas y están siendo examinados minuciosamente para detectar coronavirus y cualquier otra enfermedad infecciosa como la malaria, entre otras. 

El ministro de salud de la nación nipona, Katsunobu Kato, ha dicho que hasta no tener todos los resultados, ningún pasajero estará autorizado para abandonar la embarcación. 

Japón ya ha prohibido la entrada a los extranjeros que han estado en Hubei, la provincia china epicentro del brote de coronavirus y, hasta ahora, se ha prohibido el ingreso de un total de 11 personas, según declaraciones emitidas por la agencia de servicios de inmigración de Japón. 

La pandemia originada en la ciudad china de Wuhan, ha golpeado a más de 20 países, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar una emergencia sanitaria mundial. 

Una de las cosas que más alarma crea es que, a diferencia de enfermedades como el ébola, el virus originado en Wuhan puede transmitirse de persona a persona, antes de que estas manifiesten síntomas. Por esta razón, tomar medidas de prevención es más vital que nunca, comparte este avance.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!