El médico que advirtió sobre el coronavirus en diciembre fue obligado a retractarse

Es bien sabido que el nuevo brote de coronavirus ha acabado con la vida de cientos de personas y ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar emergencia internacional, debido que hasta la fecha, 25 países se han visto infectados.

Sin embargo, mucho antes que la OMS y las autoridades de control de sanidad declararan que se tratara de un brote, un hombre intentó prevenir a las autoridades sobre el nuevo coronavirus.

El doctor publicó una copia de la sentencia en Weibo.

Li Wenliang es un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, fue el médico que intentó advertir a sus colegas sobre el brote.

En Diciembre, Li estaba trabajando en lo que hoy día es el epicentro del brote, cuando detectó siete casos de un virus con características muy similares al SARS, este virus provocó una epidemia global en 2003.

Los pacientes fueron puestos en cuarentena en el hospital donde trabaja.

A finales del mes de diciembre, Li envió un mensaje a sus colegas a través de un chat recomendándoles usar ropa protectora pues tenía grandes sospechas sobre un virus que parecía letal. Para esa fecha, el doctor desconocía que sus sospechas se trataban de un coronavirus completamente nuevo.

A pesar de su buena voluntad, Li recibió la visita de las autoridades de Wuhan, China, quienes intentaban mantener en secreto la noticia del nuevo virus.

Li fue una de las 8 personas investigadas por divulgar falsos diagnósticos.

Los funcionarios lo obligaron a firmar una carta en la que se le acusaba de hacer falsos comentarios que “perturbaban severamente el orden social”.

Parte de la carta dice lo siguiente:

“Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la justicia ¿se entiende?

Li escribió: Sí, entiendo”.

Una semana después de recibir la visita de la policía, Li atendió a una mujer que sufría de glaucoma, desconocía que la señora había contraído el virus. A los días Li comenzó a toser y presentar fiebre, finalmente fue ingresado en el hospital junto a sus padres que también se habían enfermado.

Li comenta que le realizaron varias pruebas para ver si se trataba de coronavirus pero todas dieron negativo, finalmente, el 30 de enero le hicieron las pruebas de ácido nucleico y dio positivo para el virus.

Al principio las autoridades insistían en que solo las personas en contacto con animales infectados podían contraer el virus.

La historia de Li conmovió a miles de usuarios quienes revelaron su apoyo y lo catalogaron como un héroe por intentar salvar a sus colegas y a todo un país.

A los días de haber publicado su historia, las autoridades de Seguridad Pública le pidieron disculpas pero ya era demasiado tarde, no solo él se había contagiado, el virus ya había acabado con la vida de cientos de personas y contagiado a otras miles.

Desde el hospital Li habló sobre el tema en las redes sociales.

Li aún se encuentra ingresado pero se ha ganado la admiración y el respeto de miles de ciudadanos chinos que insisten en que para tener un entorno de salud de pública más seguro hacen falta decenas de Li Wenliang.

Deseamos que Li y todas las personas que padecen el virus logren salir de esta tormenta y regresen a casa con una amarga experiencia pero con una segunda oportunidad de vivir.

Este hombre fue sentenciado injustamente por querer advertir a la nación sobre el peligro que ahora enfrenta. Comparte la noticia que ha dado tanto de qué hablar.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!