El insólito caso de una abuela de 73 años y una niña de 4 que sobrevivieron al coronavirus

La tailandesa Jaimuay Sae-ung, de 73 años, fue la primera ciudadana de su país en ser diagnosticada con el coronavirus. Esto después de unas plácidas vacaciones en Wuhan, el corazón del creciente brote viral que tiene al mundo en suspenso.

La anciana con problemas cardíacos se convierte en «una en un millón» que vence en la batalla contra el coronavirus mortal que hasta la fecha ha acabado con la vida de casi 500 personas.

Jaimuay pasó nueve días en cuarentena y bajo observación, antes de comenzar a mostrar signos de mejoría. La Sra. Sae-ung fue la primera entre un grupo de 24 personas que han sido diagnosticados con coronavirus en Tailandia.

Al saber que su neumonía podía tratarse de un caso de coronavirus, su familia estuvo doblemente preocupada. Jaimuay sufre de un problema cardíaco subyacente que pudo causarle la muerte, sin embargo, logró sobreponerse al virus y a su enfermedad.

En una entrevista con los medios, la mujer declaró haber presentado fiebre y agotamiento pero creyó podría tratarse del problema con su corazón, pues había caminado mucho durante su viaje a China.

El 03 de enero y ya de regreso a su país, la madre de 7 fue ingresada al Hospital Nakhon Pathom donde fue puesta en estricto aislamiento.

“Estaba confundida porque tenía que estar en la sala de aislamiento. Había dos o tres capas de vidrio”, dijo Jaimuay.

Aunque el asunto fue bastante difícil para la familia, las medidas tuvieron su efecto positivo pues la dama logró recuperarse y fue dada de alta para celebrar el Nuevo Año Chino en casa.

“Es un caso en un millón, somos los más afortunados. No sé cómo explicarlo, sólo puedo decir que tenemos mucha suerte. Me siento feliz y me siento animada”, dijo la hija de la Sra. Sae-ung, Krittika Sae-ung.

En Malasia, una niña china de 4 años que estaba de vacaciones en el país, también ha vencido la batalla contra el coronavirus contraído en su país natal.

La pequeña fue diagnosticada el 29 de enero y tratada en una sala de aislamiento de un Hospital en Langkawi, un popular destino de vacaciones en Malasia.

La niña, junto a la mujer de 73 años se convierten en las primeras sobrevivientes del virus nunca antes visto en humanos.

Ambos casos significan un gran rayo de luz y esperanza para los científicos que trabajan desesperadamente para contener el brote y encontrar la vacuna.

Comparte esta excelente noticia en tus redes y motiva a todos a mantener la esperanza y no caer en la desesperación. Lo mejor es estar informados y tomar las medidas preventivas necesarias.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!