Muere la madre de una niña de 14 años de COVID-19 y su padre lucha por sobrevivir en el hospital

El coronavirus ha sido una completa desgracia para la humanidad pues este virus mortal, además de que ya le ha arrebatado la vida al menos a unas 160.000 en todo el mundo, también está afectando de forma colateral a miles de familias.

Tal es el caso de una pequeña de 14 años que ha quedado bajo la protección del estado, después de perder a su madre a causa del COVID-19 y mientras su padre se enfrenta a una dura batalla en una sala de cuidados intensivos para sobrevivir a la enfermedad.

Actualmente Carmina Medel, de 14 años, se encuentra al cuidado del departamento de atención social de Bridgend Children’s. Esto debido al terrible deceso de su madre, Leilani era una enfermera de NHS que murió a sus 41 años el pasado viernes 10 de abril, después de contagiarse de coronavirus.

Leilani falleció en el Hospital Princess of Wales de Bridgend en Gales del Sur, el cual fue su lugar de trabajo durante varios años. Por su parte, Johnny, el padre de Carmina es técnico médico y está siendo tratado por coronavirus en la unidad de cuidados intensivos del hospital y su condición ha sido descrita como «crítica».

Esta familia es oriunda de Filipinas y Carmina no tiene a nadie que pudiese cuidarla más que una tía de su madre, pero esta se encuentra bajo aislamiento por presentar también síntomas de coronavirus.

Desde Filipinas sus familiares se encuentran destrozados, lamentan mucho no poderla acompañarla en este momento tan duro para ella.

“No hemos podido hablar con Carmina y no puedo imaginar lo que debe pasar. Ella es sólo una niña que ha perdido a su madre, ahora podría perder a su padre y está lidiando con esto sola.

Eso realmente duele porque todo lo que queremos hacer es consolarla y darle amor”, dijo Noel Osoteo, tío materno de Carmina.

Noel Osoteo junto a su sobrina Carmina durante un viaje que hizo la pequeña junto a sus padres a Filipinas.

La pequeña se encuentra con una familia temporal mientras su padre libra una batalla contra la enfermedad.

Por su parte, Maris Allinebem, de 64 años, la tía materna de Carmina que vive en Briston, reveló estar preocupada por la situación de la pequeña, así como por el estado de salud de Johnny.

Noel Osoteo habló son su hermana Lilani el 26 de marzo y la notó preocupada porque ella y su esposo presentaban síntomas de COVID-19 pero no supo más de ella hasta que se le informó sobre la muerte.

“Leilani amaba su trabajo y estaba muy orgullosa de ser enfermera en Inglaterra. Murió tratando de salvar a la gente en otro país y arriesgó su propia vida.

Johnny también estaba muy orgulloso de lo que hizo. A ambos les encantaba cuidar a las personas. Ambos son descritos como muy especiales, amables y atentos. Realmente extrañaré a mi hermana, ella era un alma maravillosa”, dijo Osoteo.

Esta realidad muestra sólo un poco del gran dolor que embarga a miles de familias en estos momentos. Muchos se enfrentan con el temor de la pandemia, con las devastadoras consecuencias económicas ante la pérdida de su empleo, y en otros casos, se enfrentan a una vida que deberá continuar sin la compañía de los seres más queridos.

Esperamos que las autoridades puedan velar por el correcto cuidado de esta pequeña y que de una u otra manera, terminen por hacer lo mejor para ella.

El mayor deseo en este momento es que su padre pueda vencer la terrible enfermedad y pronto estar en casa con la pequeña Carmina, para que juntos salgan adelante.

Es difícil comprender la razón por la cual pasan este tipo de tragedias pero sin duda los médicos y enfermeras son verdaderos héroes. Comparte esta historia y envía tus condolencias y oraciones a esta familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!