Revelan una grabación del helicóptero de Kobe Bryant minutos antes del trágico accidente

El pasado domingo en la mañana un accidente aéreo causó la muerte de Kobe Bryant, su hija de 13 años y otras siete víctimas. La noticia conmocionó al mundo entero, el siniestro ocurrió cuando el helicóptero se dirigía a una práctica deportiva en la academia de Bryant en Thousand Oaks.

Recientemente salió a la luz un vídeo en el que se aprecian cómo fueron los últimos minutos en los que voló el helicóptero en el área de California.

Un residente de Glendale, grabó al helicóptero que sobrevolaba sobre su casa el 26 de enero en la mañana sin imaginarse que minutos después la aeronave tendría un accidente fatal.

En su perfil de Twitter publicó las escenas explicando que suele filmar eventos inusuales que presencia sobre su casa, en esta oportunidad, le llamó la atención el helicóptero Sikorsky- 76B estaba desplazándose en círculos.

“Desafortunadamente, esa mañana no me di cuenta de que estaba filmando el helicóptero en donde viajaban Kobe Bryant, su hija y otras personas solo 31 minutos antes de que se estrellaran”, escribió.

Mientras que otro vecino, publicó la grabación de la cámara de vigilancia de su vivienda en la que se escucha cómo la aeronave volaba de forma muy ruidosa. Comentó que el helicóptero hacía maniobras muy agresivas y volaba cerca de su casa “con el motor al máximo”.

Según un informe del programa estadounidense Today, efectivamente la grabación corresponde al helicóptero Sikorsky-76B de Bryant.

El lugar donde se grabaron las imágenes aparecía en la ruta de vuelo de la aeronave.

Ara Zobayan, piloto del helicóptero, rodeó el área de Glendale, cerca del aeropuerto de Burbank debido a la poca visibilidad causada por las malas condiciones meteorológicas.

A pesar de que el clima no era favorable para volar, Zobayan recibió la autorización para hacerlo sin depender de los instrumentos de vuelo para guiarse. Poco antes de impactar contra la ladera, él solicitó volar a un nivel bajo. Esto se conoce como reglas especiales de vuelo visual (SVFR por sus siglas en inglés).

Según la Junta Nacional de Seguridad de Transporte, el helicóptero no estaba equipado con registradores de vuelo, conocidos como cajas negras, y acordaron que no se requería instalarlos.

Entre los restos, recuperaron el iPad usado por el piloto para hacer planes de vuelo y ver los informes meteorológicos.

Los vecinos del área que han registrado vídeos se los ofrecieron a las autoridades para colaborar con el proceso de investigación.

Los expertos, aseguran que la aeronave siniestrada no tenía sistema de advertencia del terreno, que pudo haber alertado al piloto sobre este riesgo. Tampoco tenía una grabadora de datos de vuelo o grabadora de voz de cabina.

La aeronave que salió de Santa Ana en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles, estaba solo a 6 o 9 metros debajo de la cima de la ladera cuando impactó contra las altas colinas.

Los restos del helicóptero quedaron esparcidos en un área de aproximadamente 190 metros.

Las autoridades utilizaron drones para replicar la ruta del helicóptero. Presumen que el piloto se desorientó al intentar evitar la fuerte neblina.

Zobayan, de 50 años, era piloto jefe del propietario de la aeronave Islan Express Helicopters, tenía diez años de experiencia.

Era instructor, con una experiencia de 8.000 horas de vuelo, había trasladado a muchas celebridades. Estaba calificado para volar sin instrumentos.

Un instructor de vuelo en helicóptero de Los Ángeles, Randy Waldman, dijo que según los datos de seguimiento de radar que ha visto, presume que el piloto se confundió en la niebla.

Asimismo, dijo: que “La velocidad del avión significa que estaba completamente descontrolado y en una inmersión.

“Una vez que te desorientas, tus sentidos corporales te motivan a hacer acciones incorrectas, no tienes idea de qué camino está arriba o abajo. Si un piloto vuela visualmente, si se queda atrapado en una situación en la que no puede ver nada a través del parabrisas el peligro es muy grave”.

Las causas del accidente podrían conocerse en un plazo de 18 meses, aunque en diez días emitirán un informe preliminar.

Desde el aeropuerto de Burbank, se comunicaban con Zobayan, le recomendaron que siguiera una autopista y se mantuviera a 760 metros o menos.

Un funcionario de la Administración Federal de Aviación señaló que un piloto no tiene autorización general para volar en esas condiciones climáticas. “Un piloto responsable debe determinar por sí mismo si es seguro viajar o no”.

Volar bajo las reglas de IFR puede suponer para el piloto estar durante un patrón de espera al menos una hora.

En el último contacto desde la torre de control con el piloto, le preguntar qué planeaba hacer, pero ya no hubo respuesta.

Lo último que hizo fue ascender a 700 metros de altura y girar a la izquierda. Estaba volando a 296 kilómetros por hora y descendió a una velocidad de 1200 metros por minuto.

Habían transcurrido apenas dos minutos cuando alguien llamó a los servicios de emergencia para reportar el accidente.

Estas imágenes son un avance del caso que estremeció a millones de personas y que las autoridades permanecen investigando. Compártelas.