Revelan por qué tuvieron que sentar sola a la madre de Meghan Markle durante la boda real

Si Meghan Markle retrocede en sus pensamientos, seguramente jamás estuvo verse casada con el prínicipe Harry, y ahora llamarse la Duquesa de Sussex… O a lo mejor sí. Y probablemente a su madre, Doria Ragland, tampoco se le pasó por su mente tener que emprender un vuelo de 11 horas para ver a su hija vestida de blanco, en el Castillo de Windsor, y salir de la mano de la Capilla San Jorge del Príncipe de Gales.

Como todos sabemos, la ceremonia estuvo llena de detalles que han logrado conmover a miles de personas: los momentos en los que Lady di estuvo presente, el delicado gesto que tuvo Carlos con Doria Ragland para que no se sintiera sola…

Para Meghan Markle era indudablemente el día más feliz de su vida, y así se podía traslucir en su rostro fresco y bello, pero su corazón albergaba una mezcla de sentimientos. Toda novia sueña con entrar de la mano de su padre para ser entregada a su futuro esposo; es uno de los momentos más emotivos de una ceremonia religiosa, pero tristemente Meghan no iba a vivirlo.

REX

En su lugar, el príncipe Carlos la llevó de la mano por el pasillo de la Capilla de San Jorge, después de que su padre, Thomas Markle, se viera obligado a cancelar su asistencia en último momento debido a una cirugía de corazón.

Por su parte, Doria Ragland también experimentaba un dejo de tristeza en su corazón, pero nada enturbiaría la felicidad de ese gran día, y sobre todo de ver a su hija unir su vida para siempre junto al hombre que la ama.

VER TAMBIÉN:  Salen a la luz las primeras fotos oficiales de la boda real y un comunicado del Palacio de Windsor

Después de acompañar a Meghan en el hotel la noche anterior, se trasladó junto a su hija en el coche de la novia, pero finalmente entró a la Capilla San Jorge, como llegó: sola.

Y lo que más llamó la atención de todos los asistentes fue que precisamente hubieran reservado un asiento aislado para Doria Ragland.

Ahora, un experto real, Alastair Bruce, ha hecho un análisis sobre ese detalle y ha declarado:

“Es una gran cuestión para la novia y el novio. Habrían buscado consejo en la oficina de Lord Chamberlain cuando decidieron sentarla. Ellos conocían la Capilla de sobra y los guiarían. Así que esencialmente, la feliz pareja simplemente estaba siguiendo la tradición, y sucedió que Doria, gracias a la ausencia de su familia inmediata, apareció ‘sola'”

Adicionalmente, una declaración del Palacio de Kensington, antes de la boda, para sorpresa de todos, abordó directamente el tema de la madre de Meghan:

“Esperamos que este breve viaje brinde la oportunidad de que más personas se reúnan en torno a Windsor y disfruten de la atmósfera de este día tan especial.

Después del servicio, habrá una recepción en el pasillo San Jorge para la pareja y los invitados.

Más tarde esa noche, el Príncipe de Gales dará una recepción privada para la pareja y sus amigos y familiares cercanos.

Además de contar con el apoyo de la Reina, su padre, el Príncipe de Gales, y su hermano el Príncipe William como padrino, el Príncipe Harry también desea involucrar a la familia de su madre en su boda.

Los tres hermanos de Diana, la Princesa de Gales estarán presentes y Lady Jane Fellowes hará la lectura.

El Príncipe Harry y la Sra. Markle se sienten honrados de que Lady Jane representará a su familia y ayudará a celebrar el recuerdo de la difunta Princesa en el día de la boda”.

De acuerdo con el Palacio de Kensington, la boda contó con la asistencia de 600 invitados, una reunión modestamente pequeña en comparación con la boda de William y Kate, que contaba con 1.900 invitados.

UNILAD

Un grupo de 200 conocidos cercanos fueron invitados a una fiesta después en Frogmore House, a pocos pasos de la Capilla de San Jorge.

VER TAMBIÉN:  En el velo de Meghan Markle había un mensaje oculto que nadie percibió

Ya se ve que por un tema de protcolo, tuvieron que sentar sola a la madre de Meghan; y aunque en los momentos previos a la boda, se la pudo ver muy incómoda e incluso triste, en muchos otros, lágrimas de felicidad rodeaban su rostro, felicidad que vino a ser completada al sentirse tan bien tratada por el Príncipe Carlos y sentir que era verdaderamente parte de la familia, una familia a la que pertenece por derecho.

Ya sabemos por qué tuvieron que sentar sola a la madre de la novia, pero lo verdaderamente importante es que con lo que todos los presentes se han quedado es que la elegancia, la fluidez y la inteligencia de Meghan Markle la ha heredado de su madre. ¡Un ejemplo de mujer! Compártelo con tus amigos.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!