El “desaire” de Kate Middleton hacia Meghan que está dando mucho de qué hablar

La boda real celebrada esta mañana en la Capilla de San Jorge ha sido uno de los eventos más esperados no solamente en el Reino Unido sino alrededor del mundo, hemos visto las imágenes de la emotiva ceremonia, el rostro de felicidad de Meghan y el príncipe Harry y los gestos con los que han honrado a la princesa Diana de Gales.

Pero hubo un detalle que está dando mucho de qué hablar en los medios de comunicación y califican como un “desaire” de parte de Kate Middleton hacia Meghan Markle en la boda.

La duquesa de Cambridge lució regia con un atuendo diseñado por Sarah Burton para Alexander McQueen, la misma firma que la vistió el día de su boda.

Asistió a la boda real con un abrigo-vestido color blanco vainilla que habría usado en tres eventos anteriores.

A pesar de que para algunos es un gesto positivo para no quitarle protagonismo a la novia, queriendo evitar la atención sobre ella. Mientras que otros aseguran que debió darle al evento la importancia que merece y lucir un vestido hecho especialmente para la ocasión.

Kate utilizó ese vestido en el bautizo de su hija Charlotte, y que después usó en dos eventos oficiales más.

Ella combinó el atuendo con un sombrero de Philip Treacy y zapatos de tacón de Jimmy Choo comprobando que una de las mejores maneras de repetir los vestidos es cambiar los complementos.

La duquesa estrenó el abrigo con vestido a juego en julio de 2015 cuando bautizaron a su hija, después lo usó en junio de 2016 en un acto oficial donde apareció con Camilla de Cornualles, la esposa del príncipe Carlos, era el cumpleaños número 90 de la Reina Isabel. Y en 2017 lo usó para asistir a la celebración del centenario de la batalla de Passchendaele en Bélgica.

VER TAMBIÉN:  El misterio que se esconde detrás de las "criaturas carnívoras" que atacaron a Sam

Solamente falta esperar en qué ocasión especial usará el vestido el próximo año tomando en cuenta que anualmente lo utiliza como su prenda favorita.

A pesar de las críticas que ha recibido, algunos usuarios de las redes comentan que supo mantener con humildad su posición para no quitarle protagonismo a la novia, tal como lo hizo en la boda de su hermana Pippa Middleton cuando entró rápidamente a la capilla para evitar ser captada por los fotógrafos.

En la boda de su hermana ella usó un vestido de la misma firma, Alexander McQueen, color rosa pálido con un tocado del mismo color.

Daily Mail

No es fácil ser de la realeza y estar tan expuesto a la opinión pública. Comparte y déjanos saber tus comentarios.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!