Una pareja, su empleada y sus 3 hijos rompen el confinamiento para disfrutar de la playa

El España se decretó Estado de Alarma restringiendo la circulación de los ciudadanos, quienes solo pueden salir de sus viviendas en caso de estricta necesidad. Para adquirir productos básicos, medicamentos o trasladarse a un centro de salud.

La única forma de detener los contagios de coronavirus es acatar las medidas de seguridad y permanecer confinados en las viviendas. Las autoridades se encargan de garantizar que la población acate la orden en un país que ha alcanzado 85.195 afectados y 7.340 fallecidos.

Pero lamentablemente algunos no son conscientes de la gravedad de la emergencia sanitaria sin precedentes y del peligro que representa para otros su presencia en lugares públicos.

Este domingo la policía descubrió a una pareja en la cala Ambolo, en Alicante, una playa clausurada por la pandemia. El matrimonio se encontraba en el lugar junto a sus tres hijos y su empleada doméstica.

Los agentes los interceptaron y ellos se justificaron diciendo que debían sacar a sus hijos de la casa.

La pareja de Madrid estaba con sus tres hijos menores de seis años y su empleada doméstica en la playa clausurada de Jávea sin medir las consecuencias de su incumplimiento a la ley.

Deberán enfrentarse a una sanción económica por haber vulnerado el confinamiento establecido por la pandemia del coronavirus.

Además, la playa permanece cerrada por peligro de derrumbes desde hace más de un año, así que la familia infringió dos leyes.

Mucho antes de decretar el estado de alarma y las restricciones de circulación de los ciudadanos estaba completamente prohibido visitar esa playa.

La familia no debe salir de su vivienda, en caso de tener una justificación válida deberá hacerlo uno solo de sus miembros.

Algunos han abusado de la autorización de hacer compras de productos de primera necesidad dirigiéndose al supermercado solamente para adquirir un artículo, otros sacan a pasear a mascotas de peluche y los más atrevidos salen a correr al aire libre con bolsas de la compra para hacer creer que van a un establecimiento de alimentos.

El coronavirus no es un juego, los pacientes asintomáticos pueden contagiar a los más vulnerables y es importante que todos cumplan con el confinamiento para detener el brote de contagios que se ha salido de control.

Cuesta creer que, a estas alturas de la emergencia, que ha causado tanta devastación, haya personas capaces de infringir la ley. Comparte esta noticia que ha indignado a muchos, es un compromiso de todos crear consciencia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!