Las razones de las desaveniencias entre la Reina Letizia y Doña Sofía tienen historia

El gesto hostil de la Reina Letizia por impedir a doña Sofía el intento de fotografiarse con sus nietas a la salida de la misa del pasado domingo de Resurrección en la catedral de Palma, ha incendiado las redes.

Las reacciones de la sociedad española condenando tal comportamiento de la Reina, sumado a la falta de educación de la Infanta Leonor al retirar la mano de su abuela para llevar a cabo las órdenes de su madre, no se hicieron esperar.

Sin embargo, recientes tomas en la visita al hospital al Rey Emérito Juan Carlos, mostraban a suegra y nuera con rostros completamente sonrientes, contrarios al día de la discusión. Gestos que algunos interpretaron como una estrategia pensada para lavar la imagen de la Reina Letizia.

Pero lo que muchos se cuestionan es qué es lo que verdaderamente hay detrás de las desaveniencias entre las reinas, si se trata de un desacuerdo pasajero o si por el contrario se trataría de una serie de hechos y decisiones acumuladas a lo largo del reinado de Felipe VI, que no solo ha provocado un distanciamiento entre el Rey Emérito Juan Carlos y Doña Sofía con la familia del Rey Felipe, sino que además revelaría una forma de gobernar completamente diferente a la de su padre, aumentando aún más las asperezas.

Por ejemplo, a don Juan Carlos le habría sentado muy mal que el Rey Felipe le presciendiese de su cargo de presidente de la Fundación COTEC para la Innovación, porque era algo muy suyo; además de no ser invitado el pasado verano al acto de conmemoración en las Cortes del 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas en España.

VER TAMBIÉN:  Abi, la bebé que nació con 23 semanas y el peor pronóstico, celebró su primer cumpleaños

Aunque en su momento se aclaró que fue un fallo organizativo, el Rey Emérito no dejó de reprochar a su hijo el desplante cuando el dijo que podría asistir, pero como un invitado:

“No pienso estar en el gallinero”, le había reclamado. Sentimiento que se agudizó cuando vio el evento en televisión: “Estaban hablando de mí como si me hubiera muerto”.

Pero el único despojado de cargos no fue don Juan Carlos; la Reina Sofía también fue desvinculada de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 

Sin lugar a dudas, decisiones que marcaron un antes y un después en la relación con la actual monarquía. Sin embargo, más allá de estos desacuerdos, la verdadera razón de la aparente mala relación entre Letizia y doña Sofía, según lo han revelado fuentes cercanas a Palacio, sería más bien la tan distinta forma que tienen de interpretar el estilo de vida de una reina entre suegra y nuera.

De hecho, una advertencia que tuvo que recibir la Reina al decidir compremeter unir su vida con el Rey Felipe, es que la vida de una reina abarca todos los ámbitos, donde la privacidad se puede convertir en una frontera fácil de traspasar y difícil de mantener a salvo. Es parte de la exigencia de ser reina, hecho que a Letizia le parece costar más de la cuenta. 

A tal punto ha llegado su preocupación por no exponer a sus hijas, que les impidió a la princesa Leonor y a la infanta Sofía asistir a las salidas al circo o al cine que doña Sofía solía organizar con sus nietos en Navidad. También se opuso, en julio de 2013 y esta misma semana, a que fueran a los homenajes dedicados a don Juan de Borbón.

VER TAMBIÉN:  Descorazonador – Lo que contenía esta bolsa de basura parte el alma a cualquiera

Las desaveniencias con doña Sofía se habrían desatado, por tanto, como resultado más bien del modo peculiar y personal en que Letizia Ortiz quiere ser reina, y lo desea así también para su hija Leonor.

Sin embargo, los fotógrafos y periodistas que la han seguido de cerca, manifiestan que lo que es evidente en ella es un cambio de acitud según el papel que cumpla en el acto al que asista.

“En las actividades propias de su agenda, se la ve cómoda e implicada; sin embargo, puede desesperarse y hasta boicotear aquellos lugares donde se siente un florero”, ha manifestado un periodista.

EP

La explicación dada por una persona cercana al Palacio de la Zarzuela, es que la reina Letizia “se resiste a aceptar que la monarquía es a tiempo completo. No es un trabajo de ocho a tres y luego a casa. Sigue siendo para ella muy difícil aceptar que para una reina no existe la vida privada. Ser reina es un pack completo, imposible de dividir”.

Esperamos que estas posibles diferencias en el interior de la Monarquía lleguen a superarse. ¿Crees que parte de los problemas al interior de palacio proceden de las decisiones del Rey Felipe y de la manera en cómo Letizia interpreta para sí misma el ser reina?  Comparte esta noticia con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!