“Me duele no ver a mis bebés”- Deja a sus 3 hijos para atender a quienes mueren por COVID-19

Parece difícil de creer pero todavía hay personas que no comprenden la importancia de cumplir con las normas de aislamiento social para luchar contra el COVID-19.

Mientras tanto, miles de médicos y enfermeras siguen arriesgando su vida para poder ayudar a los demás. Jay Short es una enfermera que tomó la difícil decisión de mudarse de casa durante la pandemia. No quiere dejar en riesgo la vida de sus tres hijos.

Jay vive en la ciudad de Ashington en el Reino Unido.

Jay trabaja como enfermera de comunidad. Su labor consiste en visitar los hogares de personas mayores o los centros de salud para poder ayudar quienes lo necesitan.

Actualmente, debido al COVID-19, su trabajo se ha centrado exclusivamente en dar cuidados paliativos a varios ancianos a punto de perder la vida a causa del coronavirus.

“He visto el dolor de las personas que pierden a sus seres queridos. De ninguna manera estoy preparada para que mi familia tenga que pasar por esto”, aseguró Jay.

Desde el primer momento supo que ella estaba en riesgo y que tenía que hacer algo para proteger a su familia.

“Es la decisión más difícil que he tenido que tomar. Puedo arriesgar mi propia vida al luchar contra este virus, pero no estoy dispuesta a arriesgar a nadie más” afirmó Jay.

En estos momentos su mayor preocupación es su hija menor, ya que desde su nacimiento ha tenido que ser hospitalizada en tres ocasiones debido a una serie de infecciones en el sistema respiratorio.

Jay tiene tres hijos. Tommy, de 12 años; Loga, de 8; y Lottie de tan sólo un año de edad.

Contraer el coronavirus podría resultar verdaderamente fatal para su bebé y este simplemente es un riesgo que no está dispuesta a asumir.

Fue entonces cuando decidió mudarse de casa, al menos durante el tiempo que dure la pandemia. Ahora, sólo puede ver a su familia durante unos minutos y a través del vidrio de una ventana.

“Me mudé. Sentí que tenía que hacerlo para que mi familia lograra sobrevivir. Yo tenía que salir de la ecuación y romper la cadenas antes de que comenzara”, asegura Jay.

La dedicada enfermera quiso compartir su historia para ayudar a crear conciencia sobre la importancia de que todos aportemos nuestro granito de arena en estos momentos tan difíciles. Esperamos que todo esto pase lo más pronto posible para que Jay pueda regresar junto a su familia.

Jay es un ejemplo más del arduo trabajo que están realizando todos los empleados del área de salud. Comparte su caso para agradecer su sacrificio y ayudar a crear conciencia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!