Las drásticas medidas que anunció un país a pesar de tener cero casos de coronavirus

Ante la declaración de la OMS del coronavirus como pandemia global, y tras la alarmante proliferación de contagios y fallecidos en Europa, algunos presidentes han tenido que tomar medidas extraordinarias, unas más drásticas que otras.

Pero quien sin duda ha dado mucho de qué hablar en América ha sido el mandatario de El Salvador, Nayib Bukele, quien ha decidido «tomar el toro por los cuernos», a pesar de que en su país no se ha presentado ni un solo caso de coronavirus. Decisión que le ha ganado aplausos como críticas.

Entre las drásticas medidas se encuentran: la declaración de cuarentena para todo el país desde el pasado miércoles, la suspensión de todas las clases a nivel nacional, la prohibición de las aglomeraciones de más de 500 personas, y la entrada al país de todos los extranjeros durante 21 días.

Con esto se evitaría la propagación del COVID-19, que avanza por Centroamérica y que ya afecta a Panamá, Honduras y Costa Rica.

Con más de 6 millones de habitantes, El Salvador es uno de los pocos países de América Latina que no ha registrado casos sospechosos de coronavirus

A las medidas de prevención ya tomadas, este jueves se sumó la instalación de dos cámaras termográficas en el Aeropuerto Internacional Óscar Arnulfo Romero, con el fin de detectar la temperatura de los viajeros que ingresen al país.

El viceministro de Operaciones de Salud, Francisco Alabí, dijo a los medios que tal medida es parte «del protocolo de seguridad como una intensificación de la cuarentena establecida por el presidente».

«Son dispositivos capaces de identificar las radiaciones infrarrojas emitidas por el cuerpo que son invisibles para el ojo humano. Son sumamente efectivas para captar viajeros en tránsito que se encuentran con aumento de la temperatura», señaló.

También indicó que todas las pantallas en la terminal brindan información sobre el virus, sus síntomas y cómo prevenirlo.

Mientras que los extranjeros tienen vetada la entrada al país, los salvadoreños que se encuentran en el exterior y regresan a la nación centroamericana, deberán someterse a una cuarentena o a una prueba clínica para determinar si están o no contagiados con el COVID-19.

Pero tal medida no ha sido bien recibida por los pasajeros que han vuelto a su país sin imaginarse a lo que tendrían que atenerse a su llegada.

Algunos locales aseguran entender las medidas de prevención aplicadas por el Gobierno pero lamentan que no se les haya informado con anticipación.

«Yo estoy de acuerdo con el señor presidente, pero creo que debieron avisar con tiempo a los viajeros para evitarnos tantos inconvenientes. He tenido que informarle a mi familia que estaré en cuarentena», dijo un pasajero al llegar al aeropuerto.

El viceministro de Operaciones de Salud, por su parte, pide paciencia a la ciudadanía y hace un llamado a que entiendan que «es necesario proteger la salud de todos».

La actividad comercial y laboral en el país continúa con normalidad, pero los partidos de fútbol, y todo evento público masivo ha sido cancelado. También se decretó alerta naranja como prevención en todo el territorio. Lo que ha servido para que hasta el momento no se reporte ni un solo caso de coronavirus.

Esta valiosa información podría servir de inspiración para muchos países. ¿Qué piensas de estas drásticas medidas a pesar de no tener un solo caso de contagio? Comparte tu opinión con tus amigos.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!