En un hospital de Italia salvan a pacientes graves fabricando válvulas con una impresora 3D

En un hospital de Italia están salvando la vida de los pacientes más graves de coronavirus fabricando válvulas para los respiradores con la ayuda de una impresora 3D. Están listas en menos de seis horas.

Con este mecanismo producen una válvula de reemplazo para los ventiladores de los pacientes ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos porque los proveedores de los hospitales no tienen más capacidad de producción.

Los ventiladores mecánicos o respiradores ofrecen oxígeno a los pacientes cuando no pueden respirar por sí mismos, lo que puede causar complicaciones graves por coronavirus.

Desde el pasado viernes, las válvulas de repuesto para la máquina vital de cuidados intensivos se estaban agotando en el hospital Chiari en la ciudad de Iseo en la región de Lombardía, al norte de Italia.

Pero expertos en impresión 3D y dueños de negocios locales acudieron al rescate fabricando velozmente las piezas de repuesto.

Marco Silvestri, ingeniero industrial de la Universidad de Parma, dijo: “En el norte de Italia, como ya saben, la emergencia por COVID-19, es muy grave. Se están creando nuevos departamentos de reanimación equipados con maquinaria para ventilar pacientes con gran urgencia”.

“Gracias a la impresión 3D, se compensa la falta de válvulas, existe un problema de patente y validación al usar repuestos no originales, pero cuando es cuestión de horas evitar que las personas mueran, se pueden hacer excepciones”, agregó el profesor Silvestri.

Los médicos del hospital Chiari notificaron que el pasado 13 de marzo que su proveedor no podría ofrecerle nuevas válvulas de ventilación a tiempo.

Así que contactaron a Nunzia Vallini, la editora de Giornale di Brescia, un periódico local, que se acercó al físico y experto en impresión 3D Massimo Temporelli.

Comenzaron a buscar a alguien que tuviera una impresora 3D y así poder trasladarla al hospital para reproducir las válvulas que tanto necesitaban para los pacientes que dependían de un sistema de respiración mecánica para seguir viviendo.

Christian Fracassi, ingeniero local y propietario de un negocio, aprovechó la oportunidad para trasladar su impresora al centro sanitario y en cuestión de horas diseñó e imprimió la pieza para la máquina de cuidados intensivos.

Las piezas de reemplazo iniciales fueron hechas por la llamada extrusión de filamentos, en la cual se derrite un alambre de plástico y se deposita capa por capa para formar el objeto deseado.

Después, la empresa local de fabricación Lonati SpA imprimió válvulas adicionales a partir de la misma plantilla, usando un proceso ligeramente distinto en el que se emplea un láser para fundir y fusionar un polvo y formar capas sucesivas del objeto que se quiere fabricar.

De acuerdo con el periódico local La Stampa, la compañía que fabrica las válvulas para proveer el hospital se negó a proporcionarles al señor Fracassi y a sus asociados las especificaciones de los diseños originales. Asimismo, les advirtió que no reprodujeran las piezas.

Fracassi dijo que había personas en grave peligro y actuaron de inmediato para salvarlas y que tienen un equipo de abogados trabajando en el asunto.

“No tenemos intención de sacar provecho de esta emergencia. No vamos a utilizar los diseños o productos más allá de la estricta necesidad que nos obligó a actuar”, agregó.

Temporelli comentó que otros hospitales los han contactado para pedirles ayuda con el suministro de las válvulas.

Comparte esta noticia que ha causado polémica por la reacción del proveedor del hospital que se negó a ayudar a quienes ofrecen una alternativa.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!