En este país miles de ciudadanos ignoran el peligro del coronavirus y disfrutan de la playa

¿Hasta cuándo la inconsciencia de las personas que no terminan de entender que esa pandemia es algo muy serio, y que se deben tomar las medidas necesarias para evitar su propagación?

Ante esta situación tan devastadora es sorprendente ver que algunos ciudadanos ignoran el distanciamiento social del coronavirus mientras están en la playa Bondi Beach.

Qué triste que muchos se inmutan ante las recomendaciones y las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y actúan como si esta pandemia se tratara de algo superficial.

El gobierno australiano advirtió a las personas que se mantengan a distancia mientras la pandemia de coronavirus empeora y cobra miles de vida en otros países, pero pareciera que los ciudadanos subestiman el riesgo de no acatar la medida.

Las imágenes de las personas tomando sol en Bondi Beach en Sydney, Nueva Gales del Sur, son sorprendentes bajo esta crisis sanitaria.

Todos parecían vivir en otro mundo mientras se divertían en el mar hace una semana, a pesar de que el coronavirus infectó a casi 1.000 personas en todo el país.

Y es preocupante que esta historia se repita en otras ciudades alrededor del mundo, cuando insistentemente las autoridades anuncian que deben mantenerse a no menos de 1,5 metros de distancia del resto de las personas.

“Siempre que sea posible, la distancia saludable es de 1,5 metros entre cada uno de nosotros, para asegurarnos de que estamos limitando el contacto y la potencial propagación del virus», dijo el ministro de Salud de Gales del Sur, Brad Hazzard.

Después de ver que miles de ciudadanos amantes de la playa no habían tomado en serio las advertencias, el ministro de Salud recordó a los australianos que están en una situación peligrosa.

“Estamos en un momento diferente. Necesitamos comportarnos de una manera distinta y eso implica mantener distancia. La recomendación es de al menos de 1,5 metro. Esa es una recomendación sensata que las personas deben tener en cuenta”, dijo el ministro.

El ministro de salud también emitió una advertencia muy parecida a los ciudadanos, diciendo que nadie parecía consciente de la necesidad de separarse socialmente cuando asistía a un servicio reciente.

“No importa dónde estés. Ya sea que estés en la playa o en una iglesia, deben cumplir con la distancia”, agregó el ministro.

También advirtió que Australia cerró sus fronteras a los no residentes en un intento por detener la propagación de COVID-19 cuando los científicos afirman que el distanciamiento social debe continuar durante «al menos la mayor parte del año» para controlar la pandemia.

Comparte esta noticia para seguir advirtiendo que detener la propagación del coronavirus es responsabilidad de todos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!