Diagnostican por error a una niña de 10 años con amigdalitis y ahora lucha contra el COVID-19

La idea errónea de que el coronavirus no atacaba a los niños ha sido desestimada médicamente y cada día son más los casos de infantes infectados o que pierden la vida a causa del virus mortal.

Esta semana, una escuela de Plymouth ha levantado una alerta entre los padres, después de que se confirmara el caso de una estudiante de 10 años que ha sido diagnosticada con COVID-19.

La pequeña cuya identidad no se ha revelado a petición de la familia no presentó tos seca, síntoma clave para la detección del coronavirus, pero su salud se vio quebrantada en las últimas semanas.

Sus padres la habrían llevado al doctor, quien al parecer la diagnosticó con amigdalitis y no tenía ningún problema de salud subyacente. El profesional le indicó tratamiento para tratar las amígdalas inflamadas pero nada de esto preció funcionar, al contrario, su condición se agravó.

La pequeña tuvo un cuadro febril que superó los 40 °C y la dejó convulsionando en emergencia, así que fue sometida a una prueba para detectar el virus mortal.

Esta semana, los resultados han demostrado que la pequeña sin síntomas aparentes tiene coronavirus y la situación ha puesto en alerta al distrito escolar.

«La maestra principal ha hablado con sus padres esta mañana y está empezando a ser capaz de sentarse y moverse por períodos cortos de tiempo.

Esperemos que este sea el comienzo de su recuperación. Los antibióticos no ayudaron con este virus y los padres solo pudieron darle paracetamol”, reveló la directora.

La directora de la institución envió un correo electrónico para advertir a sus padres sobre la situación, pues temen que otros pequeños hayan podido contagiarse.

“Por favor, vigilen cuidadosamente a sus hijos y a ustedes mismos para detectar síntomas, quédense en casa y estén seguros”, escribió en el correo.

Otros planteles educativos han sido informados sobre el caso y se espera que también alienten a los padres a la supervisión exhaustiva de sus pequeños, en aras de que el coronavirus no sea mal diagnosticado como otra enfermedad y se exponga la integridad de los pequeños.

Esta niña es sólo uno de los cientos de casos de contagiados que no desarrollan ninguno de los síntomas reconocidos oficialmente. Ella no presentó en ningún momento tos seca, así que la posibilidad del contagio por COVID-19 había sido descartada.

Ahora la estudiante debe mantenerse aislada y afortunadamente no ha llegado a necesitar ingresar a cuidados intensivos. Esperamos que el asunto no llegue hasta esos límites y la niña pueda ser una más de las personas que han logrado vencer el terrible virus.

Es importante que todos sepan sobre la posibilidad de contagiarse sin mostrar los síntomas reconocidos, así que por favor comparte este caso y ayúdanos a informar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!