Ana Obregón difunde el último mensaje que escribió su fallecido hijo y no llegó a publicar

El 13 de mayo Ana Obregón perdió a su único hijo Álex Lequio, de 27 años, después de luchar contra un sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que le diagnosticaron en el 2018.

La noticia causó conmoción en España, miles de personas se volcaron a apoyar a la presentadora y a su esposo Alessandro Lequio. Desde ese momento ella ha dedicado a su hijo fallecido cada publicación en su perfil de Instagram, en la primera se limitó a decir: “Se apagó mi vida”.

Ana Obregón se marchó a Mallorca con su familia después del funeral de su hijo, en ese lugar acostumbraban a pasar juntos los veranos desde que era un niño, ella posaba para los fotógrafos durante las vacaciones voluntariamente.

Permitía que fueran fotografiados como un acuerdo para poder garantizar su privacidad durante los días de esparcimiento.

Este sábado ella quiso compartir en su perfil de Instagram el último escrito de su hijo que encontró en su teléfono móvil.

“Hace un mes encontré en su teléfono móvil el único post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo, ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero sé que tu querías hacerlo. Hoy lo comparto con ustedes desde el corazón mutilado de una madre”, dijo Ana.

“El problema más grande del ser humano – y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer- es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad, montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor’.

Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuántos meses te quedan de vida”, así comenzó el mensaje de Álex.

Continuó diciendo que basta un abrir y cerrar de ojos para darse cuenta de la importancia del tiempo.

“Mejor aún, te das cuenta de cómo y con quién quieres invertirlo. ¿Cuántas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? ¿Cuántas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? ¿Cuántas veces habré ido a ver a mi madre? ¿Cuántas la he colgado? ¿Cuántas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? Cuántas? CUÁNTAS?????”, agregó.

A través de su mensaje quiso instar a todos a reflexionar sobre la importancia de la salud: “No soy nadie para darte un consejo, pero quizás, Dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia.

Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y bum todas esas metas por ser un as se evaporan”.

“Al final solo te llevas el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres, a las qué …” esa fue la última parte que alcanzó a escribir Álex.

Ana Obregón quiso responderle a su hijo: “Mi Aless, ojalá lo hubiera leído antes de que partieras para decirte que has dado tanto amor en esta vida; a tus amigos, a tu novia, a tu familia y sobre todo a mí, que necesitaría 1 millón de vidas para agradecértelo. Tu mensaje llegará al corazón de muchas personas”.

Desde que Álex fue diagnosticado con el cáncer se convirtió en embajador de la lucha contra la enfermedad. Intentó inspirar a otros pacientes con esperanza y actitud positiva.

Ese mensaje que no llegó a compartir es una demostración de su valioso legado y su madre ha querido que fuera visto por miles de personas que lamentan su pérdida y expresan su admiración por el joven.

Vale la pena compartir esta importante lección de vida, es una reflexión que todos deberían conocer.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!