Su madre muere horas después de hacerse una foto sonriendo y bromeando junto a su familia

Deborah Buchanan, de Newtownabbey, compartió una foto de su madre en el hospital, la imagen fue captada horas antes de que falleciera a causa del COVID-19 que padecía.

La hija desconsolada compartió la imagen de su madre hablando y bromeando, poco después su estado de salud empeoró y murió. Con su publicación quiso advertir a otros sobre el peligro de la enfermedad.

Joan Wright, de 75 años, falleció en el hospital Furness General en Cumbria, su esposo permanece ingresado en el mismo hospital, también fue diagnosticado con coronavirus.

La joven relató que su madre fue quien pidió que tomaran la emotiva foto en la que aparece ella en la cama, su esposo y otros miembros de la familia vestidos con equipos de protección individual.

“Esta es la realidad del coronavirus. Despierta y reflexiona. Esto no desaparecerá pronto, y cada vez morirán más personas. No dejes que sea tu padre o abuelo o cualquier miembro de tu familia. Mantente alejado de tus seres queridos, protégete a ti mismo y a ellos”, relató la joven en su publicación.

Sus padres dieron positivo para coronavirus el 27 de abril tras ser ingresados en el hospital. Deborah se trasladó al hospital cuando los médicos lo autorizaron y vio a su madre, aseguró que tenía respirador, pero que estaba de buen humor.

“Estaba feliz, hablando y bromeando”, dijo Deborah.

No se imaginó que horas después la condición de Joan empeoraría y que recibiría la peor de las noticias.

“Tuvimos que verla agonizando, dando sus últimos suspiros. Mi padre dice que eso es lo peor que ha sentido en su vida, teme irse a dormir y no volver a despertar.

No habían salido de la casa durante semanas, pero aun así se contagiaron y ambos sufrieron complicaciones. Mi padre sigue en el hospital, su corazón está roto y tiene que seguir luchando para vencer el virus”, relató Deborah.

Deborah asegura que a pesar del dolor se siente agradecida por haber podido ver a su madre antes de que falleciera.

Quiere advertir a todos los ciudadanos a que tengan cuidado y cumplan con todas las medidas establecidas para evitar contagios.

“Por favor quédate en casa, no pases por la angustia que hemos tenido que pasar. La nuestra aún no ha terminado”, relató.

Los padres de Deborah estuvieron juntos durante más de 50 años, ahora el coronavirus los obligó a separarse de una manera trágica.

“Quiero agregar que, aunque mis padres no salieron de casa durante semanas, sí tenían cuidadores y médicos que entraban a su casa. Mucha gente pregunta cómo es posible que se hayan contagiado, cualquier cosa es posible con este virus”.

El mensaje de Deborah, quien ha vivido muy de cerca la cara más cruel de la pandemia es realmente conmovedor. Compártelo.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!