Echan a un médico de su hogar porque sus vecinos temen que los contagie de COVID-19

En los duros momentos que se vive producto de la pandemia por el COVID-19, el personal médico arriesga su propia vida para ayudar a los infectados. Pero no siempre reciben el trato que merecen, tal es el caso de un médico colombiano cuyos vecinos no quieren que entre a su departamento.

El personal médico sanitario se ha ganado un lugar en la historia de todos los países del mundo; su entrega y vocación los ha convertido en los verdaderos héroes de carne y hueso de estos tiempos.

Cristian Botache es uno de ellos, cuando se graduó de médico en su natal Colombia hizo su juramento hipocrático; sabía que su compromiso con la humanidad estaba por encima de todo.

El joven vivía con su tía, una mujer de edad avanzada y trabajaba en una conocida clínica de la ciudad de Cali, ubicada en el departamento del Valle del Cauca, en el suroeste de Bogotá.

Cuando el nuevo coronavirus se propagó de la manera tan peligrosa como lo hizo, de inmediato se supo que los adultos mayores con enfermedades preexistentes formaban parte de la población de riesgo.

Cristian tomó la decisión de alquilar un apartamento hacia el sur del domicilio donde vivía con su familiar. Por un lado, la protegía y por el otro estaría más cerca de su lugar de trabajo, disminuyendo con ello el problema de transporte.

Sin embargo, a pesar de la noble y arriesgada labor que cumple, ha sufrido el rechazo de las personas que viven en su edificio. Con pesar se enteró que los residentes se quejaron ante la administradora para que sea expulsado, temen que pueda contagiarlos con el virus.

Y no solo eso, sus vecinos se alejan de inmediato cuando se acerca a su residencia, para intentar descansar un poco después de sus largas guardias. Por ello, la Sociedad Colombiana de Pediatría y Puericultura Regional de Valle del Cauca se vio en la necesidad de emitir un comunicado manifestando su rechazo ante semejante desconsideración.

«Algunas personas discriminan a nuestro personal, suponiendo que son portadores de coronavirus, los médicos y enfermeros deben quitarse los uniformes y trajes distintivos al salir de las clínicas y hospitales para no ser señalados y atacados por la comunidad», expresó Ivan Alejandro Villalobos Cano, presidente de la institución.

También aprovechó la oportunidad para mostrar la incongruente conducta asumida ante el personal de la salud.

«Incoherente. Mientras en las noches muchas personas aplauden lo que hacen cada día quienes laboran en el sector salud en medio de la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, otros agreden verbalmente«, agregó Villalobos.

La noticia fue compartida en las redes sociales, y una multitud de internautas rechazó tan deplorable acción.

“La peor enfermedad de este mundo es la indiferencia y egoísmo del ser humano, si queremos vencer a este virus todos debemos luchar. ¡Qué increíble, salvando vidas y mira cómo le pagan!”, manifestó un molesto usuario.

Parece que muchas personas olvidan que los médicos conocen muy bien los protocolos y medidas de asepsia que deben aplicarse. En todo caso, la mejor medida que deben cumplir; si desean evitar contagiarse es quedarse en casa, tan simple como eso.

Un aplauso para los valientes médicos que, a costa de sus propias vidas siguen ayudando a las personas. Comparte este caso.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!