Una mujer con COVID-19 despierta del coma sin recordar que estaba embarazada– “No entendía nada”

El pasado 13 de marzo el esposo de Mili llegó de viaje, conversaron y deshicieron la maleta, pero después ella no recuerda nada, solo sabe por el relato de otros que tuvo contracciones y fue a urgencias. Las gemelas no nacerían, pero el día siguiente Mili acudió de nuevo al hospital presentando una insuficiencia respiratoria. Tenía neumonía a causa de coronavirus.

El día siguiente ingresó en la unidad de cuidados intensivos del hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Mili empeoraba cada día. “Estaba fatal, con una insuficiencia respiratoria grave, y se tuvo que hacer una extracción por cesárea en la semana 28”, relató el jefe de la unidad de neonatos del hospital, Félix Castillo.

Mili América Antelo, de 40 años, fue ingresada en el hospital Vall d’Hebron en Barcelona tras ser diagnosticada con coronavirus. Fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos y tuvieron que someterla a una cesárea para intentar salvar a sus hijas.

El 29 de marzo nacieron las gemelas, al igual que su madre, estaban intubadas para sobrevivir.

Las gemelas Ayma y Ayla nacieron pesando un kilo cada una, las colocaron en incubadoras en la unidad de neonatos del mismo hospital.

Una semana después de la cesárea Mili fue extubada, y el pasado 08 de abril la trasladaron a una habitación en planta.

En ese momento le informaron lo que le había pasado, “me dijeron que había tenido un ictus, y que habían provocado el parto, pero que las niñas estaban bien”, relató.

“Yo no entendía nada. ¿Qué parto?, ¿Qué niñas?”, dijo Mili.

Félix Castillo explicó: “Ese es el efecto de estar sedada durante 21 días con fármacos muy potentes. Está desorientada y no tiene memoria reciente”.

“Vinieron cuatro médicos y me dijeron: ‘¿sabes que has dado a luz?’, pero no, yo no sabía nada. No recordaba que estaba embarazada ni que había dado a luz”, explicó Mili.

Cuando ella abrió los ojos estaba completamente desorientada, no sabía dónde estaba. Permanecía sola en la habitación e intentó levantarse sin éxito, se sentía muy débil incluso para incorporarse en la cama.

Las enfermeras encargadas del área entraban a la habitación con frecuencia, mientras tanto, Mili se preguntaba dónde estaba y dónde estaba su esposo.

“Lo único que tenía en mente era que mi esposo no quería verme. Le preguntaba por qué no estaba conmigo y él me decía que no le dejaban, por el COVID-19, pero yo no entendía nada”, relató.

De acuerdo con la explicación de los médicos, es frecuente que el paciente sufra desorientación después de quitarle la sedación, entre el 25% y el 30% de los pacientes la sufren y mejoran a los pocos días.

Lo que es más llamativo es la amnesia que presentó antes del ingreso. En la resonancia magnética que le realizaron detectaron una lesión causada por un posible ictus. Aunque no tienen claro que eso pueda afectar su memoria.

En la habitación de Mili colocaron una foto de las gemelas en la incubadora. Le dieron el alta el pasado 21 de abril.

“Me impresionó al ver las fotos, las niñas tan pequeñas, intubadas, con el oxígeno”, agregó.

Un mes después fue que pudo ver a sus hijas en persona. Hasta que no dio negativo en la prueba de coronavirus no pudo verlas ni tocarlas.

Ayla y Ayma han dado negativo a la prueba diagnóstica de COVID-19 en las cuatro muestras que les tomaron, el día de su nacimiento; a las 24 horas; a los cinco días y a los quince días.

Todavía le quedan unos días en la incubadora y cuatro o cinco semanas en el hospital antes de regresar a casa. Su madre las visita todos los días para tener contacto piel con piel.

Mili se está recuperando de las secuelas de la enfermedad. “Es como una nube, ahora me cuesta, pero me olvido de cosas”, contó.

Su caso ha causado conmoción, sobre todo por la pérdida de memoria que sufrió y que le impidió recordar un episodio tan importante. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!