«Rata contagiosa”- Una médica encuentra un mensaje en su auto antes de salir a trabajar

En España se han registrado hasta el momento 18.255 pacientes fallecidos por coronavirus, cada noche a las 8:00 los ciudadanos aplauden desde sus ventanas y balcones para agradecer el trabajo del personal sanitario.

Los médicos, enfermeras, celadores y personal de limpieza luchan en primera línea desde los hospitales para atender la emergencia sanitaria sin precedentes que sufre el país.

Pero, aunque en general la población agradece su extraordinaria labor, algunos han expresado su rechazo al personal sanitario.

Lamentablemente, algunos trabajadores han sufrido tratos deplorables de sus vecinos. Este miércoles se conoció el caso de una médica de Barcelona que cuando estaba a punto de salir a trabajar tomando todas las previsiones necesarias, encontró su auto pintado con un indignante mensaje.

En la superficie de su auto usaron spray negro para escribir: “rata contagiosa”, y pincharon los neumáticos. Ella se quedó consternada y subió a su apartamento para informar la situación a su esposo quien se quedaría confinado en la vivienda con sus dos hijos de 8 y 10 años.

Tuvo que buscar el auto de sus padres para poder trasladarse a su lugar de trabajo, es ginecóloga y atiende consultas de urgencias. Su auto estaba en el estacionamiento del edificio en el que vive.

En una entrevista que ofreció vía telefónica contó que no pudo ocultar el hecho ante sus hijos, porque llegó a su casa afligida y consternada.

No es primera vez que un sanitario o un trabajador de un supermercado sufre este tipo de trato durante la pandemia de coronavirus.

También se conoció el caso de Miriam Armero, una trabajadora de un supermercado de Cartagena, Murcia, a quien algunos de sus vecinos instaron a que buscara otra vivienda para protegerlos.

“Somos tus vecinos y queremos pedirte, por el bien de todos, que te busques otra vivienda mientras dura esto. Hemos visto que trabajas en un supermercado y no queremos correr más riesgos”, decía el mensaje que le escribieron.

También le sucedió a un médico de Alcázar de San Juan en Ciudad Real, a él le dejaron una nota en la puerta de su vivienda instándolo a pensar en sus vecinos, le piden que se vaya.

“Hay lugares donde están alojando a los profesionales”, le advierten que se marche a otro sitio durante el estado de alarma decretado durante la pandemia.

Sobre estos actos discriminatorios las autoridades se han pronunciado, Pilar Allué, comisaria principal y subdirectora general de recursos humanos de la Policía Nacional, alertó sobre estos delitos.

“La Policía sigue trabajando y las comisarías no están cerradas. Nuestros profesionales siguen persiguiendo criminales, entre los que están aquellos que cometen delitos de odio, como pueden ser este tipo de conductas. Por supuesto que son denunciables, perseguibles y altamente reprobables por cualquier persona de bien”, resaltó.

“Por el bien de todos, busca otro alojamiento”, se lee en el cartel que hicieron los vecinos para el trabajador de un supermercado en Noia, Galicia.

El trabajador, que prefirió no revelar su identidad, preguntó a sus vecinos de confianza quién había escrito la nota, pero no le dieron información, se sintió afligido y alega que se ve en la obligación de salir a trabajar y que, además, sus funciones son prioritarias para toda la población.

Una vecina, identificada con las iniciales R.V.L, pidió permiso al empleado afectado para denunciar el caso en las redes. Publicó en su perfil de Facebook una imagen del cartel y recibió muchos comentarios.

“No puedo comprender que hayan escrito eso. Es bochornoso y vergonzoso. Yo le mostré todo mi apoyo a mi vecino. No puedo creer que vivamos con personas que piensan de esa manera, se trata de un edificio de tres plantas, con 16 vecinos, no pueden ser buenas personas. Yo apoyo a mi vecino y le agradezco que siga haciendo su trabajo”, relató.

En Alcázar de San Juan, también instaron sus vecinos a un sanitario a mudarse alegando que ahí residían niños y ancianos que ponía en riesgo, incluso le indicaron el nombre de un hotel donde el personal sanitario se podía alojar temporalmente de forma gratuita.

En Cartagena, la cajera de un supermercado también recibió una nota con una amenaza.

Miriam Armero, cajera de un supermercado de Cartagena, publicó el mensaje que le dejaron sus vecinos en su puerta y que encontró junto a su hijo de 10 años.

Isabel González, presidenta de la comunidad en la que reside la trabajadora se pronunció para expresar su apoyo y pegó un cartel con un mensaje dirigido a quien escribió el comunicado para la empleada.

Según la Policía Nacional, esos mensajes anónimos son denunciables y podrían incurrir en un delito de odio.

Ante tantos tratos discriminatorios, algunos vecinos se han tomado la molestia de manifestar con mensajes publicados en sus edificios, su apoyo a los trabajadores de actividades esenciales que continúan haciendo sus labores.

“Ante los mensajes que se están viendo, pidiendo (casi diría que ‘exigiendo’) a las personas que están trabajando que se busquen otros sitios donde vivir para no contagiar a sus maravillosos vecinos, solo puedo aportar mi mensaje a esos trabajadores, sean mis vecinos o no, ¡porque confío en que somos más las personas con dos dedos de frente y kilos de corazón!”, escribió una de las vecinas en una publicación de Facebook en la que compartió una imagen de su cartel.

Esa es la otra cara del trato de los vecinos frente a la pandemia del coronavirus.

La imagen anterior es una nota publicada desde Ávila, extienden el mensaje a los trabajadores de todo el país.

Es lamentable que estén ocurriendo estos actos de rechazo hacia quienes son los héroes de esta pandemia. Nos sumamos al apoyo y solidaridad que merecen. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!