El acto del arrendador de 200 viviendas con sus inquilinos ante la pandemia conmociona las redes

El mundo parece estar atravesando momentos realmente oscuros, en los cuales el miedo y la incertidumbre se han instalado en los corazones de más de uno.

A causa del coronavirus, muchas personas se encuentran agobiadas no sólo por los peligros para su salud y la de sus seres queridos, sino por las consecuencias que esta situación le ha traído a sus propias economías y su estabilidad financiera.

Pero entre tanta oscuridad, aún hay personas que iluminan como verdaderos focos de esperanza, por eso es importante compartir los gestos solidarios que surgen en medio de tanta tragedia.

En esta oportunidad, la alegría viene por la buena acción de un arrendador en Brooklyn que decidió quitarles un poco de peso a sus inquilinos durante estos tiempos de desconcierto.

Su nombre es Mario Salerno, es el dueño de unos edificios de departamentos que decidió exonerar a todos sus inquilinos del pago durante este mes de abril.

El 30 de marzo, Salerno decidió colocar un papel en la entrada del lugar para darle la noticia a todos y así motivarlos a continuar con buena energía durante el tiempo de cuarentena.

“Debido a los hechos recientes ocasionados por la pandemia del coronavirus o COVID-19 que nos afectan a todos, tengan en cuenta que estoy renunciando al pago del alquiler para el mes de abril de 2020. ¡Manténganse seguros, ayuden a sus vecinos y lávense las manos!”, se leía en el aviso.

Con este gran gesto del hombre de 58 años, al menos unas 200 personas han dejado de preocuparse por el pago del alquiler en el conjunto de apartamentos que cuenta con 80 inmuebles en las áreas de Williamsburg y Greenpoint.

En una entrevista a un medio local, Salermo reveló cuál había sido el principal motivo que lo impulsó a tomar la solidaria decisión y sus palabras ya están siendo aplaudidas por muchos.

«Quiero que todos estén saludables. Eso es todo. Para mí, es más importante la salud de las personas y preocuparme por ayudar a que a ninguna le falte comida en su mesa.

Les digo que no se preocupen por pagarme sino por cuidar su salud, la de su familia y la de sus vecinos», dijo argumentó Salermo.

Mientras algunos gobiernos siguen eludiendo la peligrosidad del virus para evitar las consecuencias económicas, este hombre ha decidido ayudar a otros desde sus propias posibilidades y renunciar al dinero para conservar la salud de sus inquilinos y familiares.

Mario es un verdadero héroe y motivo de inspiración para muchos.

Actualmente, New York se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia y la cifra de fallecidos ha superado la franja de los 9.385 hasta el pasado 13 de abril, de los cuales más de la mitad son inmigrantes latinos. Frente a este panorama cualquier gesto como el de Mario es digno de aplaudir y multiplicar.

Por favor comparte esta noticia y que el caso de este propietario sirva a otros arrendadores que no terminan de ponerse la mano en el corazón dentro de esta situación pudiendo ayudar a sus inquilinos. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!