Muere por coronavirus justo después de escuchar las palabras de despedida de su esposo

La pandemia es una realidad muy dolorosa de afrontar pero los médicos, enfermeras y todo el personal de la salud que están arriesgando sus vidas cada día para salvar a los demás.

Son muchos los que han contraído el virus durante sus jornadas de trabajo, pero aún así se valen de todas sus fuerzas para brindar tanta ayuda como sea posible y dar algo de alivio en medio de momentos tan difíciles.

Casi 5.000 personas han perdido la vida por coronavirus en el Reino Unido.

Recientemente, una enfermera perdió la vida y dejó atrás a tres hijos de 17, 10 y 8 años de edad. Areema Nasreen tenía tan sólo 36 años y era conocida por su gran dedicación en el hospital. Desde que comenzó la crisis no dudó en continuar con su labor a pesar de que sabía el enorme riesgo que esto significaba para su salud.

Areema vivía en la ciudad de Birmingham en Inglaterra.

En el hospital Walsall, Areema brindó auxilio a quienes más lo necesitaban. El COVID-19 afecta principalmente el sistema respiratorio bajo y en la mayoría de los casos quienes pierden la vida sufren un paro respiratorio.

Areema trabajaba a tiempo completo en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Después de ayudar a decenas de pacientes, Areema comenzó a sentir los alarmantes síntomas. Sentía fiebre, escalofríos y dolor de cabeza. De inmediato realizaron una prueba y confirmaron que había dado positivo para coronavirus.

“Ella empezó a llorar. Los médicos le dijeron a su esposo que no la abrazara pero él no pudo más y la abrazó con todas sus fuerzas”, dijo Ash, la hermana de la enfermera.

Areema luchó por su vida pero su situación empeoró tanto que los médicos le advirtieron a su pareja que era hora de despedirse. 

En sus últimos minutos de vida, Areema sólo pensaba en sus hijos. No quería más que saber que ellos lograrían salir adelante. Su esposo se acercó dulcemente a ella y le aseguró que haría lo que fuese necesario.

“Su esposo se acercó y le susurró ‘No te preocupes por los niños’. Segundos después ella perdió la vida”, se lamenta Ash.

Su desgarradora historia es una muestra de la enorme lucha que están lidiando los profesionales del área de Salud. Su labor no debe ser en vano y el resto del mundo debe aportar su grano de arena al permanecer en cuarentena.

No dudes en compartir esta nota para dejar en alto la memoria de Areema y la de todos los héroes que están luchando por nosotros.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!