Los padres de Julen piden que el dueño de la finca sea condenado a 3 años de cárcel

El pasado 13 de enero Julen Roselló, de 2 años perdió la vida al caer en un pozo en una finca de Totalán en Málaga.

Se realizó un extraordinario despliegue para ejecutar un rescate sin precedentes, muchas dificultades afectaron las labores de los cuerpos de seguridad y voluntarios que trabajaron sin descanso para llegar al lugar exacto donde se encontraba el menor.

Finalmente, el 26 de enero hallaron el cuerpo sin vida de Julen confirmando el peor desenlace.

Las autoridades iniciaron una investigación judicial sobre el caso. David Serrano, dueño de la finca en la que sucedió el incidente declaró que había adquirido la propiedad en noviembre. Necesitaba agua en la finca y acudió a los servicios de Antonio, un pocero especialista en perforación y suministro de agua.

Este ofreció sus servicios y perforó el agujero de 100 metros de profundidad que dejó un boquete sin cubrir. Después, llamó a un amigo para que retirara la arena que había dejado Antonio junto al pozo para ejecutar la construcción de un muro de contención.

El agujero sería sellado días después de culminar esa obra, pero se quedó abierto y David, primo de los padres de Julen, organizó en el lugar una comida familiar.

Él aseguró que desconocía el estado del pozo. Expertos en el caso alegan que, aunque el pocero no haya concluido su trabajo el propietario de la finca estaba en la obligación de taparlo.

Mientras que el pocero debió exigir al propietario de la finca los permisos necesarios para poder excavar.

Antonia Barbas, la abogada de José y Victoria, los padres de Julen, dice que fue un acto de negligencia muy grave de parte de David Serrano, y lamenta que no se haya dirigido a ellos para pedirles perdón.

José y Victoria Roselló piden tres años y seis meses de cárcel para el dueño de la finca por homicidio imprudente.

Antonia Barbas explicó que David Serrano solo se limitó a acusar al pocero, al equipo de rescate y a los padres de Julen para evadir su responsabilidad. Se le acusa de concurrir numerosas infracciones normativas.

La Junta de Andalucía abrió un expediente en contra del propietario de la finca por una infracción muy grave en cuanto a seguridad minera.

“Estamos ante una persona que ha prescindido de la observancia de cualquier medida de seguridad, no obtuvo los permisos administrativos reglamentarios para la construcción que acometía”, dijo la letrada.

Aseguró que sus acciones fueron determinantes en el resultado producido. Asimismo, la abogada resalta: “No advirtió o señalizó la presencia del pozo de manera alguna, siendo extremadamente graves los resultados generados por dicha imprudencia: el fallecimiento de un niño de 2 años”.

La letrada suscribe que en este caso es importante resaltar “la gravedad de la acción del acusado, por la acción y por el resultado de esta, así como su propia conducta”. Señala que tuvo una grave conducta omisiva negligente.

La Fiscalía de Málaga presentó el mes pasado su escrito acusatorio y pidió tres años de cárcel para David Serrano por no señalizar ni advertir la existencia del pozo en su finca.

El rescate de Julen tuvo a toda España con el alma en vilo tras trece días de angustia e incertidumbre en la que las personas se aferraban a la esperanza de que el pequeño lograra sobrevivir.

El caso sigue causando conmoción, muchos esperan que se haga justicia. Aunque nada podrá consolar a los padres, el responsable pagará por lo ocurrido previniendo incidentes similares. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!