Le responden a la anciana de 101 años que envió su currículo suplicando un trabajo

Hay personas que no se rinden ante las adversidades, que no conocen límites ni por su edad ni por las condiciones de su entorno, María Cardoso es una anciana de 101 años que ha cautivado a miles de personas con su espíritu joven y su voluntad.

Ella envió su currículo para buscar empleo, le pidió ayuda a una de sus nietas para postularse a un cargo que le permitiera ser independiente económicamente y comprarse el vino que tanto le gusta.

Su fotografía sosteniendo su hoja de vida conmovió a miles de personas en las redes, y aunque María no encontró inicialmente el empleo que quería la vida le cambió por completo.

La mujer nacida en 1919 quiso incursionar al mercado laboral, probó suerte en una empresa de tratamiento cárnico de la localidad de Promissão, con la esperanza de poder tener un ingreso.

Su bisnieta Pamea se encargó de ayudarla a enviar su hoja de vida, pero no imaginaron que el hecho se haría viral después de que Juliana Araujo, gerente de recursos humanos de la compañía, lo difundió en su perfil de Facebook.

“Doña María, de 101 años, es una mujer empoderada que le pidió a su bisnieta que entregara su currículo porque quiere trabajar para no depender de nadie para comprar sus vinos.

Una lección de valentía, fuerza e independencia para todas nosotras”, comentó Araujo, quien aseguró que el gesto de la abuelita le cambió la vida.

De acuerdo con un medio de comunicación local, María comenzó a trabajar cuando apenas tenía 9 años, no pudo estudiar y no sabe leer ni escribir, pero nada la ha detenido para lograr sus sueños.

Una empresa de vinos contactó a la familia de María para ofrecerse a enviarle sus productos todos los meses para que nunca le falte su bebida favorita.

Otras compañías también se han sumado a la iniciativa y le han enviado numerosos regalos.

Pero eso no es todo, una empresa del sector de vinos le ofreció un empleo, María será ‘influencer’ de su marca compartiendo contenido en las redes sociales de la compañía.

El dueño de la marca quedó tan conmovido y cautivado con la historia de María que no dudó en contactar a su familia para darle la oportunidad de trabajar siendo imagen de sus productos.

María está muy agradecida por tantos gestos de cariño y sobre todo, por los regalos y por el empleo que tanto había soñado.

Finalmente, ella tendrá el vino que desea y recibirá pagos por ser catadora de los productos y mostrarlos en las redes sociales de la empresa.

La abuelita se siente capaz, segura de ella misma y satisfecha por haber dado el primer paso que con ayuda de su nieta la condujo a hacer su sueño realidad. Nunca es tarde para ver alcanzados los objetivos que anhelamos.

“Estoy feliz, me están dando valor. Me dan ganas de llorar”, dijo María en un vídeo que publicó su familia.

Su bisnieta abrió un perfil de Instagram dedicado a María donde comparte publicaciones suyas.

La historia no para de generar comentarios sobre la solidaridad que ha surgido hacia la adorable anciana que tocó el corazón de todos y que se ha convertido en una gran inspiración. ¡Compártela!