Edith González dio su último suspiro escuchando cantar a su hija Constanza

El pasado 13 de junio, el mundo entero lamentó la triste noticia de la partida de la actriz mexicana Edith González, a sus 54 años de edad, producto del cáncer de ovario que venía padeciendo y que acabó irremediablemente con su vida.

Días después salió a la luz lo que sucedió durante las últimas horas antes de que la actriz diera su último suspiro. Su hermano Víctor Manuel ha comparecido en diversas ocasiones ante los medios para desvelar emotivos detalles, que involucraban tanto a su madre, como al esposo de Edith, Lorenzo Lazo, y a su hija Contanza, a punto de cumplir 15 años de edad.

Edith estuvo ingresada en el hospital cerca de 3 semanas en el hospital de Ciudad de México, acompañada todo el tiempo de su familia cercana, quienes se encargaron de fortalecerla en sus últimos momentos.

Víctor Manuel, lleno de una profunda paz, al igual que la actriz, no ha hecho más que revelar que Edith siempre mantuvo una sonrisa serena en el rostro, aceptando su enfermedad con una entereza inquebrantable.

“Fue un momento maravilloso porque la vida nos dio la oportunidad de intercambiar sentimientos, mensajes, llanto, hasta sonrisa, contamos algún chiste”, relató Víctor Manuel.

Además, dio fe de que en ningún momento la tan querida actriz dejó de sonreír, a pesar de saber que su momento final había llegado.

“Estuvimos su hija, mi hija, Lorenzo y yo. Mi mamá estuvo a ratos porque la protegimos por su edad y que tiene diabetes, algunas cosas no las vivió pero sí llegó, pudo platicar con Edith. Hubo un padrísimo, estupendo y maravilloso intercambio de mensajes entre ella y nosotros”, dijo el hermano de Edith.

En una entrevista otorgada a TV Azteca reveló también algo que hasta el momento se desconocía y es que Constanza junto a su prima, la hija de Víctor Manuel, estuvieron presentes en el mismo momento en que se cerraron los ojos de Edith para siempre. Ellas, a pesar de su corta edad, quisieron darle a su madre y tía, respectivamente, su más emotivo y último adiós, aunque ya no estuviera consciente.

Según ha revelado el hermano de Edith, su corazón dejó de latir y partió de este mundo sin sufrir en medio de una admirable paz y con una sonrisa en sus labios, mientras su pequeña Constanza cantaba para ella acompañada de una guitarra.

Era el homenaje que una madre tan abnegada y que amó tanto la vida, merecía.

“Se quedó dormida. Se fue con una tranquilidad. Sus hijas, porque incluyo a mi hija, le cantaron una canción. Le tocaron la guitarra. Ambas le cantaron y ella se fue plácidamente. A mí me parece que venció el sufrimiento de una manera extraordinaria”, dijo Víctor.

El tío de Constanza también habló sobre el difícil momento en que tuvieron que comunicar a Edith que ya no habían posibilidades. Se le habría informado que ya no sería una vida posible, más que con “tubos”, ante lo que la actriz respondió con un gesto diciendo adiós y con una gran sonrisa.


Cuando el médico dijo que regresaría a ver qué habían decidido, ella dijo que la respuesta ya estaba dada.

“Dijo adiós y se volteó y dijo ‘gracias, cuerpo”, concluye Víctor Manuel.

Por su parte, Constanza, no pudo menos que despedirse con la más emotiva carta llena de optimismo y gratitud con unas palabras que han dejado un nudo en la garganta en los miles de fans de la actriz, y que denotan lo excelente madre que fue Edith criando una hija fuerte y luchadora como ella.


En este video Víctor Manuel relata exhaustivamente todos los detalles de los últimos momentos de su fallecida hermana:

Esto sólo nos demuestra la gran mujer que era Edith González, es realmente emotivo que su pequeña estuviera en ese último suspiro cantándole para darle el último adiós. Ahora desde el más allá, será su eterno ángel que velará por ella a todas horas. ¡Comparte esta noticia!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!