Cuando iba a trabajar al hospital sus vecinos se asomaron en sus ventanas y la hicieron llorar

La ardua lucha que el mundo entero está librando contra el COVID-19 es muy difícil pero nos ha dejado valiosas lecciones.

Es en momentos como este cuando más valoramos la importancia de los pequeños héroes que muchas veces pasan desapercibidos.

Los médicos, las enfermeras y los paramédicos han resultado fundamentales en cada momento.

Hasta ahora el coronavirus ha dejado sin vida a 37.140 personas en el mundo.

Su labor es de vital importancia cada día, pero ahora están exponiendo su vida aún más para tratar de salvar a muchos a pesar de el enorme riesgo de contagio que esto puede significar. En varios países se están organizando rondas de aplausos para agradecer a todo el personal de salud desde las ventanas y balcones.

Tayla vive en la ciudad de Hampshire en el Reino Unido.

Sin embargo, una comunidad en Reino Unido ha decidido tomarse unos minutos para agradecer a Tayla Porter. Esta joven tiene tan sólo 22 años y es una excelente paramédico.

Las últimas semanas han resultado especialmente difíciles ya que ha tenido que ver de muy cerca los estragos que el coronavirus ha causado en cientos de personas.

“Ha visto cosas que le hacen sentir mucho miedo pero siempre sigue adelante con la mejor actitud posible”, dice su madre con orgullo.

Su familia entera le brinda todo su apoyo y han comprendido lo difícil que es el trabajo de Tayla. Su madre fue la encargada de todo, pero jamás imaginó que habría tantas personas dispuestas a sumarse a la iniciativa de aplaudirle.

“No tenía idea de que todos en la calle se unirían. Pensé que sólo seríamos nosotros y los vecinos de al lado. Fue muy conmovedor”, recuerda Ali, la madre de Tayla.

Todos están cumpliendo la cuarentena pero a través de mensajes y llamadas telefónicas comenzaron a planear esta bonita sorpresa para Tayla. Un día, Tayla salió de su casa dispuesta a cumplir con su jornada de trabajo.

“A duras penas conocemos al resto de vecinos de nuestra calle. Nos vemos diariamente pero no sabemos los nombres. Todo fue muy emocionante”, dice Ali.

Fue en ese momento cuando su familia inició la ronda de aplausos pero en cuestión de segundos se sumaron más y más vecinos. Personas de toda la cuadra y de zonas no tan cercanas querían agradecer de alguna manera todo el trabajo que la joven paramédico había estado realizando.

“Aprovechemos la cuarentena para recordar a nuestros seres queridos y reforzar nuestros vínculos. Tenemos que unirnos”, recomienda Ali.

Tayla no podía creer lo que estaba sucediendo y quedó conmovida hasta las lágrimas. Se trata de un gesto maravilloso y tomó todo ese amor para convertirlo en su inspiración y seguir trabajando con muchas ganas.

Esperamos que este gran mensaje de amor llegue también al resto de trabajadores de la salud que se encuentran en la primera línea de esta batalla. Gracias a todos por su dedicación.

No dudes en compartir estas imágenes para dar a conocer el bonito gesto de este vecindario. Hay muchos arriesgando su vida y merecen recibir todo el amor posible.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!