Acapara 18.000 botellas de gel desinfectante para aprovecharse del temor al coronavirus

Para nadie es un secreto que con el coronavirus los productos de higiene personal son los más buscados, y lamentablemente muchos se aprovechan del pánico colectivo.

Tal como lo hizo Matt Colvin y su hermano Noah, de Hixson, Tennessee, quienes tras enterarse de la primera muerte por coronavirus en Estados Unidos, pasaron los siguientes tres días comprando todos los productos de higiene personal que podían.

Esperaban revender los productos en Amazon y lucrarse a costa del brote de coronavirus.

“Era dinero loco», dijo Matt.

Mientras Noah iba de compras, Matt comerciante de Amazon, se quedaba en casa preparando los listados de las ventas en línea.

Los hermanos acapararon unas 17.700 botellas de gel desinfectante para manos y miles de paquetes de toallitas antibacterianas hasta llenar un camión.

Lo que nunca se imaginaron era que el día siguiente, Amazon eliminaría miles de listados de gel desinfectante para manos, toallitas y mascarillas faciales.

Cientos de vendedores fueron suspendidos por aumento de precios desproporcionados y algunos de ellos están siendo investigados.

“No tenía idea de que estos productos no podrían reponerse en las tiendas. Nunca fue mi intención mantener algunos suministros médicos necesarios fuera del alcance de las personas que los necesitaban», dijo entre lágrimas Matt.

Estos hermanos se vieron obligados a donar los productos junto a las autoridades fiscales del Estado después de haber gastado entre 10.000 y 15.000 dólares, y recibir incontables mensajes llenos de odio e incluso amenazas de muerte por parte de los usuarios.

“Solo quiero dejar en claro que donar estos productos no significa que estén fuera de peligro legalmente. Si la evidencia establece que se involucraron en el aumento de precios, buscaremos las sanciones apropiadas’‘, dijo Samantha Fisher, directora de comunicaciones, Fiscal General de Tennessee.

Matt y Noah vendieron 300 unidades por hasta 70 dólares cada una, sin embargo, ellos dicen que no tienen «nada que ocultar», y se defendieron de las acusaciones alegando los altos costos de entrega a los clientes, así como el pago de la comisión de Amazon.

«Solo porque me costó 2 dólares en la tienda no significa que no me costará 16 dólares llevarlo a la puerta de su casa», dijo Matt.

Los hermanos fueron advertidos sobre las acciones legales si continuaban comprando tales productos.

Matt afirmó que estaba satisfaciendo la demanda de los consumidores y corrigiendo las «ineficiencias del mercado».

«Sinceramente, siento que es un servicio público por el cual me pagan», agregó Matt.

Matt advirtió a sus vendedores que cancelaría sus cuentas e intentó vender los productos en su localidad.

«Si puedo obtener un ligero beneficio, está bien», dijo Matt.

Ellos se quedaron con el inventario de casi 18.000 botellas de gel desinfectante sin tener donde venderlas, en un momento en el que los estantes de las tiendas están vacíos y la gente busca frenéticamente comprarlos.

«No estoy buscando salir en la primera plana de las noticias por ser ese tipo que acaparó 20.000 botellas de desinfectante y que las vende 20 veces por encima de su costo”, agregó Matt.

Pero una reacción violenta en las redes sociales llevó a Matt a reconsiderar sus comentarios.

“Gracias por sacar a este tipo y aplausos por la presión pública», escribió un usuario de Twitter

Fue entonces cuando los hermanos decidieron donar los productos y eliminar sus cuentas en las redes sociales.

“Esta mañana tuiteé que me aseguraría de que todos en mi ciudad supieran de los nombres de Matt y Noah Colvin al final del día”, tuiteó otro residente de Hixson.

Muchos usuarios indignados tildaron a estos hermanos de «estafadores» y dudaron de su sinceridad acerca de donar los artículos no vendidos.

«Cuando te ves obligado a hacer lo correcto, ¿realmente está haciendo lo correcto?», dijo uno de los usuarios.

Matt decidió hacer pública su historia porque creía que estaba entre los vendedores independientes frustrados por la medida de Amazon, y no anticipó la magnitud de lo que iba a pasar después.

Añadió que solo necesitaba cuatro días más para salir de todo el inventario. 

«La cantidad de odio ha sido irreal, ha sido un desastre», dijo Matt.

Es lamentable que existan personas que solo buscan obtener un beneficio propio a costa de la necesidad ajena. Comparte este caso y alza tu voz contra quienes se aprovechan de los más vulnerables, hay que promover la solidaridad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!