Un sacerdote transmite una misa en vivo para orar por el virus y termina haciendo reír a todos

En esa época tan difícil donde todos debemos permanecer aislados para detener la propagación del coronavirus, son muchas las herramientas tecnológicas que están sirviendo de puente para conectar al mundo.

Es hora de alimentar la creatividad para fomentar la solidaridad, y las redes sociales están protagonizando las actividades diarias en esta cuarentena, como para impartir cursos, sesiones de entrenamiento y misas.

Y el sacerdote italiano Paolo Longo es uno de los que ha puesto su granito de arena para hacer llegar su mensaje de optimismo y fe a los hogares, pero lo hizo de una manera muy particular.

El vídeo publicado en las redes le ha dado la vuelta al mundo después de que presionara por error la opción de filtros justo cuando iniciaba su transmisión en vivo.

Los filtros comenzaron a aparecer sobre su rostro y realmente motivaron a los usuarios a compartir las divertidas imágenes.

El sacerdote Paolo siguiendo los lineamientos del clero de recurrir a las redes sociales para realizar servicios en medio del brote de coronavirus, se disponía a iniciar una transmisión en directo, pero lo que nunca se imaginó era que accidentalmente activaría los filtros de vídeo.

El vídeo captura al padre mientras se aleja de la cámara para comenzar el servicio a través de Facebook Live, sin que se diera cuenta de que había encendido los graciosos filtros.

Tras pararse al lado de una cruz, los efectos del filtro lo visten con una túnica mientras un par de pesas digitales aparecen de repente.

Segundos después de comenzar la transmisión en vivo varios filtros empiezan a aparecer sobre la cara del sacerdote mientras intenta realizar la misa en línea.

Después, el filtro cambia abruptamente y un confeti amarillo cae alrededor del sacerdote y de la nada aparecen unas gafas de sol en su rostro.

En cuestión de instantes al padre le crece una magnífica barba gris antes de que toda su cara se transforme en la de un gato blanco y negro.

También le aparecen al padre un mágico bigote rosado y enormes ojos de caricatura aparecen sobre los suyos mientras el continúa su transmisión en Facebook sin darse cuenta de estos detalles técnicos que fueron publicados en Twitter por Gavin Shoebridge.

«En Italia hoy, un sacerdote decidió transmitir en vivo una misa debido al COVID-19«, fue el título que se le dio al gracioso y esperanzador clip.

Este sacerdote jamás pensó que su servicio sería visto millones de veces y compartido por miles de usuarios.

Este padre no solo logró trasmitir su mensaje de fe y esperanza en medio de una situación de tanto miedo e incertidumbre, sino que también le regaló a millones de personas una sonrisa tan oportuna en estos momentos.

La ubicación exacta del lugar donde fue realizada la transmisión es desconocida, pero eso no ha sido un problema para que el gracioso vídeo fuera divulgado a lo largo y ancho del mundo. ¡No dejes de compartirlo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!