Un niño le entrega todos sus ahorros al humilde empleado de la gasolinera que lo ayudó

Mandy Preston es una dedicada madre que recientemente sintió su corazón hincharse de orgullo y alegría al ver un inesperado gesto de amor que realizó su hijo.

Mandy y el pequeño Vaughn son unos grandes aficionados al mundo del ciclismo.

Adoran pasar su tiempo libre disfrutando de largos paseos al aire libre y cada vez conocen más rutas para disfrutar de su tiempo en la bicicleta.

En una ocasión, realizaron una larga ruta que los dejó agotados. Tomaron un pequeño descanso en estación de servicio y fue allí cuando Vaughn comenzó a sentirse realmente mal.

Estaba un poco débil y un empleado de la estación de servicio comenzó a preocuparse por él. Tony, el gasolinero, se acercó hasta Vaughn y le preguntó si necesitaba de ayuda.

Podía ver que el pequeño lucía muy cansado así que le ofreció un vaso de agua y le preguntó a la madre si podía ayudarlos.

Mandy y Vaughn quedaron muy agradecidos con aquel bonito gesto y ese fue el comienzo de una amistad.

Tony charló con el pequeño durante unos minutos y fue así como descubrieron que compartían su amor por el mundo del ciclismo.

Tony también quería realizar muchos paseos pero no tenía una bicicleta. Desde hace un tiempo, se encontraba ahorrando para comprarse una, pero no resultaba muy sencillo.

El pequeño Vaughn no olvidó a su nuevo amigo y cuando llegó a casa habló con su mamá. Quería usar todos sus ahorros para comprarle una bicicleta a Tony.

“Nuestros hijos nos enorgullecen en muchas ocasiones, pero hoy mi corazón y el de él están tan llenos de alegría por ver la felicidad de Tony”, dijo Mandy.

En aquel momento, Vaughn no tenía lo suficiente para comprar una bicicleta pero su madre le prometió ayudarlo y se dispusieron a ahorrar lo suficiente para sorprender a Tony.

“Me preguntó si realmente quería irme de vacaciones este año. Dijo que prefería invertir sus ahorros de las vacaciones para ayudar a Tony a conseguir su bicicleta”, explicó Mandy.

Unos días después, el dueño de la estación de servicio se enteró de los planes de Vaughn y decidió ayudarlo. Los empleados del lugar y amigos de Tony se sumaron a la iniciativa y en cuestión de días ya habían logrado recaudar lo suficiente.

Con mucha alegría, el pequeño Vaughn se preparó para llevarle la bicicleta a su nuevo amigo. Tony quedó boquiabierto y no encontraba las palabras para agradecerle a Vaughn por ese regalo tan especial.

Basta dar un vistazo a la imagen para recordar lo maravilloso que es ayudar a los demás. El pequeño Vaughn es un ejemplo a seguir. ¡Comparte!