Un cartero responde a la petición de una mujer dejando una nota en cada paquete que reparte

El mundo atraviesa un momento realmente triste y desolador en el cual los lugares más emblemáticos se encuentran vacíos, mientras las personas se refugian en sus hogares por temor al contagio de coronavirus. Pero frente a este panorama la solidaridad y buena voluntad de muchos se ha hecho notar.

En esta oportunidad queremos hablar de Greg Dailey, un cartero que ha decidido hacer algo realmente hermoso y útil por su comunidad.

El señor Dailey cubre desde hace años la ruta del periódico en el centro de Nueva Jersey pero antes del confinamiento era un personaje anónimo para muchos.

Como otros colegas, Greg simplemente arrojaba los correos desde su camión hasta hace unas semanas atrás cuando una petición peculiar hizo cambiar su realidad.

Durante una entrega su clienta de 88 años, Phyllis Ross, le gritó desde la ventana si “¿podría por favor tirar y tirar el papel más cerca del garaje?”. La petición estaba impulsada por el miedo al virus mortal, así que Greg pensó un poco más allá y más tarde (mientras estaba en la tienda) decidió llamarla para consultarle si necesitaba algo más.

«Si no puede conseguir el papel en la acera, que está a 20 pasos de la casa, en esta pandemia, ¿cómo va a obtener las cosas que necesita? Así que un par de días después decidí, sabes qué, voy a publicar esta nota, relató Greg.

La Sra. Phyllis Ross junto a su esposo, quienes se han visto beneficiados con el trabajo que esta haciendo Greg.

Después de hacerle el favor a la señora Ross, este abuelo decidió pegar una nota especial en cada uno de los periódicos que entregó: publicar esta nota.

«Mi nombre es Greg Dailey y entrego su periódico todas las mañanas. Me gustaría ofrecer mis servicios, sin cargo, a cualquiera que lo necesite comestibles», decía el anuncio.

Después de ese día, Greg notó que la necesidad de esa ayuda era realmente abrumadora. Muchas personas mayores tenían temor de salir de casa, así que desde hace tres semanas que el cartero inició con esta bella labor.

«Estábamos absolutamente anonadados cuando llamó. A mi edad, me da miedo ir a una tienda», dijo Ross. 

Ahora, toda la familia de Greg ha puesto manos a la obra para ayudar a su comunidad. Su hija Erin, de 24 años, se encarga de organizar las ordenes en el ordenador, mientras que su esposa Cherlyn, de 48 años, ordena los artículos con anticipación en las tiendas para ahorrar tiempo. 

Los hijos menores de Greg, Sean, de 21 años, y Brian, de 16, también son parte de esta bella misión. Estos chicos ayudan a repartir los víveres.

Hasta la fecha la familia ha ayudado al menos a unos 55 hogares, desde que iniciaron con su labor el pasado 21 de marzo.

Los Dailey invierten 7 horas diarias en cumplir con este servicio completamente gratuito, así que le han encontrado un gran propósito a su cuarentena.

Durante más de 25 años, Greg ha despertado a las 5 de la mañana para repartir el periódico en al menos 800 casas del condado de Mercer, Nueva Jersey, y, aunque nunca antes había hecho ningún tipo de labor social, las circunstancias lo han llevado a convertirse en un verdadero héroe local.

A pesar de las dificultades el ánimo de estas personas y su disposición es algo para valorar, comparte esta historia y agradécele a los Dailey por la bella labor que hacen. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!