Perrita es rescatada a orilla del río tras huir de los fuegos artificiales

Miles de personas disfrutan de los fuegos artificiales, estos forman parte de las celebraciones y tradiciones en muchas partes del mundo, sin embargo, lo que al ser humano le causa placer, resulta una pesadilla para una perrita o cualquiera de nuestros amigos peludos.

Lamentablemente, lo que puede empezar como una celebración puede terminar en un verdadero disgusto para los dueños de mascotas, y por supuesto, para los perritos, quienes directamente se ven afectados por los ruidos de los fuegos artificiales.

Perrita es rescatada por un grupo de kayakistas tras huir de los fuegos artificiales.

perrita

Esta es la historia de una perrita que terminó completamente sola y vulnerable en la orilla de un rio, mientras los ciudadanos celebraban  el día de la independencia, disfrutando del cielo colorido y la algarabía de la noche, la perrita solo quería huir y resguardarse.

Fue así como terminó desaparecida durante días hasta que fue encontrada por un grupo de kayakistas, quienes no dudaron en brindarle toda la ayuda que necesitaba cuando la vieron completamente triste y desorientada en la orilla del río Chariton en Missouri, Estados Unidos.

La familia de la perrita es de Iowa, ubicado al Medio Oeste de país norteamericano.

Afortunadamente, los kayaksitas lograron verla y brindarle la ayuda que necesitaba, de lo contrario, las posibilidades que la perrita sobreviviera por su cuenta eran remotas.

Parte del rescate fue documentado por Jessica Rose, una de las integrantes del grupo de kayakistas, al respecto cuenta:

“Encontramos una pasajera, se llama Ethyl. La encontramos en la rivera del río, estaba echada. Está un poco herida y cojea un poco. Está llena de garrapatas, muerta de hambre. Es una chica muy dulce, un poco vieja, le di agua y algunos snacks”.

La perrita apareció a unos 30 kilómetros de su casa, no se sabe con precisión cómo llegó hasta ahí pero sí que salió huyendo de los fuegos artificiales. Por fortuna, tenía una placa de identificación por lo que sus rescatistas lograron contactar a la familia.

Los padres le contaron a Rose que había desaparecido la noche del 04 de julio, desde entonces, no pararon de buscarla pero nadie sabía darles respuesta sobre su paradero.

Ethyl es una Bóxer de 10 años.

No fue hasta cinco días después que la familia tuvo noticias de su amada perrita gracias a la familia que había salido a pasear en Kayak y la vieron cerca de la orilla del río.

Sus rescatistas le dieron algunas snacks y algo de comer, estaba muy débil, pero confiaban que con la atención correcta lograría recuperar sus fuerzas.

Sus padres no dejaron de buscarla, mantenían la esperanza de tenerla de nuevo en casa.

La dulce Ethyl se sentó tranquilamente en el Kayak, era como si supiera que su agonía se había acabado y que finalmente iría a casa.

Cuando Rose llamó a la familia para darle la gran noticia no podían creer lo que estaban escuchando, la emoción fue recíproca, una familia se reuniría con su mascota desaparecida, y otra había hecho posible un emotivo reencuentro que es casi como un milagro.

Sin dudarlo, pautaron un encuentro en el puerto y el mismo día del rescate la dulce Ethyl logró reunirse con su familia. Sus padres son los veterinarios del pueblo así que estaban inmensamente emocionados de volver abrazar a su amada bola de pelos y brindarle todos los cuidados que necesitaba.

Ethyl pudo abrazar a sus personas favoritas.

Ethyl pudo regresar con su familia pero su historia nos hace cuestionarnos sobre todo el daño que le hacemos a los peluditos al usar pirotecnia. Ellos no solo se aterran sino que pueden sufrir un paro cardíaco al poder controlar el miedo que les provoca los fuegos artificiales.

Siempre hay maneras de celebrar sin poner en riesgo la vida de nuestros peluditos. Por favor, seamos conscientes y dile no a la pirotecnia.