Agradecen la vida de su hija que murió una hora después de nacer y los cambió para siempre

Ningún padre está preparado para despedirse para siempre de un hijo, y lamentablemente algunos tienen que enfrentarse a esta dolorosa pérdida que los deja desolados y con el corazón roto.

En algunos casos, los padres se despiden de sus hijos muy temprano, tal como le ocurrió al fundador de una organización provida y a su esposa, quienes perdieron a su bebé de apenas una hora de vida.

Joe Baker, fundador de Save the Storks, contó en una entrevista los detalles del momento en el que le dieron el último adiós a su pequeña Ember.

La pareja, de tres niños, celebró con muchísima ilusión la llegada de Ember y su alegría se empañó cuando le diagnosticaron una enfermedad congénita con un pronóstico devastador.

Lamentablemente la niña, que nació el pasado 04 de noviembre, vivió apenas una hora y seis minutos después de su nacimiento.

A pesar de que ya los médicos les habían advertido que su bebé tenía muy pocas probabilidades de sobrevivir, ellos decidieron seguir adelante con el embarazo.

Durante la gestación, los padres amaron a su hija diagnosticada con anencefalia, aprovecharon cada minuto para crear consciencia sobre el respeto a la vida.

vida

Emprendieron una campaña en la que recopilaron obras de arte de distintos países del mundo y las colocaron en la sala de partos el día del nacimiento de Ember.

Los padres recibieron una ola de solidaridad

Su campaña superó las expectativas, miles de personas se sumaron a la iniciativa de embellecer la sala de partos del hospital.

“Como estuvimos allí durante mucho tiempo conocimos a enfermeras de varios turnos, había amor en cada rincón, la habitación era cálida, no se sentía como una habitación de hospital.

Sentíamos que nos amaban, que amaban a nuestro bebé. Leíamos cada mensaje y elegimos el lugar en el que estaría cada obra de arte. A nuestros hijos les encantó la idea. Estamos muy contentos de haberlo hecho”.

El personal del hospital atendió a la familia en ese momento tan doloroso, le ofrecieron una compasiva y especial atención.

El padre de Ember contó cómo fue la hora en la que permaneció con vida entre sus brazos.

“La bebé estaba muy consolada por Ann, que la sostenía en sus brazos, estaba pasando de un mundo al otro muy suavemente. Ella vivió una hora y seis minutos fuera del útero, y más de ocho meses dentro del útero. Nuestra familia va a sentir un vacío de ahora en adelante”, relató Joe.

La bebé cambió para siempre la vida de la familia

Agregó que Ember cambió la vida de toda la familia. “La amamos mucho y cambió la vida de toda nuestra familia. Fue increíble verla, era muy pacífica, era preciosa, en tan poco tiempo nos cambió la vida. Simplemente se sintió amada mientras estuvo con nosotros”.

Joe agradece que en el hospital fueron solidarios con ellos, “Estaban tan desconsolados como nosotros. Todos querían ayudar y nos dejaron romper todas las reglas. Nos dejaron hacer lo nuestro y amar a nuestra hija, fueron muy amables. Simplemente nos apoyaron. Incluso hicieron obras de arte para nosotros. Muchos de ellos irán al funeral de Ember”, dijo el padre.

Un parto agridulce

Aunque ya sabían lo que pasaría, Ann se emocionó cuando rompió aguas. “Sabíamos que nuestro final se acercaba, en lugar de toda la emoción por conocerla también sentíamos el peso de su despedida. El trabajo de parto fue muy intenso… realmente duro. Después vino ella, esa diminuta bebé”, relató el padre.

Los padres querían abrazarla, consolarla hasta que partiera, no quisieron administrarle oxígeno ni conectarla a ningún aparato porque no estaba padeciendo y eso no mejoraría su pronóstico sino unos escasos minutos.

La pequeña Ember Moonlight nació tras 26 horas de trabajo de parto, pesó 1,81 kilos.

“Era más bonito de lo que nadie hubiera imaginado. Y esa es probablemente la razón por la que Jesús la llevó a casa tan rápido. Vivió una preciosa hora y seis minutos fuera del útero. Cuando fue al cielo, las palabras de Ann fueron claras: ‘valiste la pena’.

Nunca he llorado tanto. Nunca había peleado tan intensamente. Nunca había orado tan profundamente. Ya no soy el mismo.

Mi familia ha cambiado para siempre. El mundo no olvidará nuestra ardiente Ascuas, tan diminuta, tan brillante, tan poderosa”, dijo el padre.

“Sabíamos que esto sucedería y pensé que nuestros corazones estaban listos, pero es triste, dijo el padre, fundador de una organización provida.

La Navidad será un homenaje para la bebé

Los padres de Ember planean adornar su casa de Navidad cada 04 de noviembre como un homenaje para ella. Sus otros hijos siempre tendrán presentes a la pequeña en su memoria y en su corazón, será su angelito guardián

La historia de esta familia toca el corazón de miles de personas en las redes que envían mensajes de condolencias a los padres de Ember en este duro momento y admiran su valentía.

Etiquetas: