La ciudad demanda al hombre que hace refugios para quienes sobreviven en la calle

Khaleel Seivwright es un carpintero que ha hecho de su profesión un canal para ayudar a los más vulnerables. Desde finales del 2020 decidió construir pequeños refugios de madera para las personas sin hogar, en un principio muchas personas apoyaron el proyecto, tanto así que logró recaudar cerca de 222,000 dólares para materiales.

El incidente ocurrió en Toronto, provincia de Ontario-Canadá.

Sin embargo, todo ha cambiado en el 2021 para el hombre que según él, tiene las mejores intenciones.

El 12 de febrero del año en curso, la ciudad de Toronto presentó una solicitud ante el Tribunal Superior de Ontario para evitar que Seivwright siguiera construyendo refugios de madera en la ciudad.

Para Seivvwright los refugios ofrecen seguridad, privacidad y dignidad.

Parte de la solicitud expone que es muy posible que las estructuras de madera se incendien, además crea gran incertidumbre sobre las consecuencias que pueden derivarse de las constantes construcciones de este tipo de refugio en toda la ciudad.

El carpintero respondió ante la solicitud alegando que es una solución temporal y que el gobierno está desviando toda la atención ante la problemática enfocándose en atacarlo en vez de unirse y trabajar con él.

Seivwright insiste en buscar una solución a un problema que afecta a una población que necesita un lugar seguro donde descansar, sobre todo cuando hay bajas temperaturas.

Cada refugio incluye un detector de humo, monóxido de carbono y un extintor.

Seivwright destaca que la pandemia ha empeorado las cosas y el sistema de refugio ha dejado a muchas personas por fuera. Al respecto dijo:

“Comencé a construir pequeños refugios para las personas más vulnerables, un lugar cálido donde pudieran ir. Los refugios que construí son una pequeña parte de una solución temporal, el objetivo es mantener a las personas vivas hasta que puedan acceder a viviendas alternativas […]

Espero que llegue el día en que los pequeños refugios ya no sean necesarios, pero ese día aún no ha llegado, en vez de trabajar conmigo la ciudad demandó para evitar que construya y reubique los pequeños refugios.

Esto es solo una distracción, el problema no son los pequeños refugios, el problema es que las personas más vulnerables de Toronto están desasistidas”.

Sin embargo, Brad Ross, un portavoz de la ciudad, ha argumentado que la ciudad no ha demando a Seivwright, sino que están buscando una orden judicial que le impida construir estructuras de madera en parques y lugares de constante tránsito.

En sí, la ciudad busca una orden que le impida de manera permanente construir o reubicar refugios en terrenos de propiedad de la ciudad. Por ahora, no se ha fijado la fecha para la orden de audiencia judicial.

Para este carpintero, la prioridad son las personas sin hogar.

Ross afirmó que entre el 2019 y 2020 hubo un aumento del 250% de llamadas de emergencia relacionadas con incendios de campamentos, aunque Seivwright asegura que cada refugio está equipado para evitar este tipo de accidentes.

En una declaración a VICE, Ross destacó que el principal objetivo es proporcionar viviendas permanentes a través del refugio Streets to Home, pero que los campamentos atrasan este proceso.

Deseamos que puedan llegar a un acuerdo y encuentren una solución que beneficie del todo a los principales perjudicados. No te vayas sin antes compartir esta historia y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!