La celebración de una fiesta sorpresa termina con 16 invitados en el hospital y 2 en estado grave

La lucha contra el coronavirus no ha sido sencilla. El personal de salud trabaja largos turnos para tratar de salvar a cientos de pacientes cuya situación se vuelve cada vez más delicada. El COVID-19 se propaga con tal facilidad que la mejor forma de evitarlo es practicar el aislamiento social y la cuarentena. Recientemente una familia realizó una fiesta sorpresa y el resultado podría ser devastador.

La fiesta tuvo lugar en el estado de Texas en los Estados Unidos.

A la fiesta acudió un hombre que tenía mucha tos pero que no se había realizado la prueba del coronavirus. Es un joven que se dedica a la construcción y pensó que su tos se debía al contacto con los materiales de su trabajo.

Un par de días después se confirmó que sufría de coronavirus y podía ser el responsable de contagiar a más de una docena de invitados.

En la fiesta participaron casi 30 invitados.

Este hombre interactuó con 7 miembros de la familia Barbosa y ellos a su vez contagiaron a otros 10 familiares que ni siquiera habían asistido a la fiesta. En total, hay 18 personas de la misma familia que han sido diagnosticados con coronavirus como resultado de la fiesta.

“No pueden culpar a nadie más que a ellos mismos. Se negaron a entrar en razón. Es muy irresponsable realizar una fiesta durante la pandemia”, opinó un usuario en las redes.

Frank y Carole Barbosa tienen más de 80 años y son quienes se encuentran en estado más grave. Carole tienen cáncer de mamas y estaba recibiendo quimioterapia. En su situación, el virus podría resultar letal.

“La vida de mis padres pende de un hilo”, se lamentó el hijo de Frank Barbosa.

Frank, por su parte, presenta muchas dificultades para respirar y necesita estar conectado a un soporte vital. Los médicos todavía no saben si logrará salir adelante. Su hijo, Ron Barbosa, se negó a acudir a la fiesta y aseguró a los medios que tuvieron un contacto mínimo con su madre cuando llegó a la casa a dejar un paquete.

“Usen tapabocas y mantengan la distancia. Quiero que podamos volver a compartir con nuestros seres queridos. Sean cuidadosos y no se tomen selfies con un grupo de 20 personas”, dijo Ron.

La noticia sobre la familia Barbosa y la fiesta sorpresa que realizaron ha causado un enorme debate en las redes. Muchos aseguran que se trata de un acto sumamente irresponsable.

Legalmente, ellos no incumplieron ninguna norma ya que en Texas no se ha impuesto el distanciamiento social como en otros estados o países.

“Muchos creen que no es real o que jamás les sucederá hasta que finalmente afecta a uno de sus seres queridos”, se lamentó un internauta.

Esperamos que esta difícil situación ayude a que muchos recuerden la importancia de tomar medidas y protegernos.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena para luchar contra la pandemia. Comparte este caso y ayuda a crear conciencia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!