«Era mi bebé. Lo quiero de vuelta» – Pierde a su hijo de 4 años mientras veía una película

Una familia en Escocia está devastada tras la inesperada partida de su hijo más joven. David George tenían tan sólo 4 años de edad y a pesar de que los médicos realizaron una autopsia e incontables pruebas, todavía no logran dar una explicación a sus padres.

Todo parecía marchar en orden pero parece que se quedó dormido y nunca más volvió a despertar.

“No se había sentido mal ni llegó a sentir dolor. Simplemente perdió la vida sin advertencia alguna y sin motivo”, dijo su madre.

Se trata de un caso de muerte súbita inexplicada en la infancia, mejor conocido como SUDC por las siglas en inglés. David era el menor de tres hermanos.

Pasó el día jugando en el jardín con su familia y después de un par de horas le pidió permiso a sus padres para ver su película favorita.

“Tuve mucha suerte de ser su madre. Sé que es mejor amar y perder que nunca haber amado”, reflexionó su madre.

Ian George acompañó a su hijo hasta la habitación y lo dejó viendo la película Transformers. No podía imaginar que tan sólo un par de horas después volvería y lo encontraría completamente inconsciente.

Nadie comprendía lo que estaba sucediendo así que llamaron a emergencias y una ambulancia llegó en un par de minutos a la casa.

“Era mi bebé. Lo quiero de vuelta. Haría cualquier cosa para tener acá junto a mí”, se lamentó la madre.

El pequeño fue declarado sin vida unos segundos después de haber llegado al hospital. Lo más difícil de todo es que no encuentran una explicación. Cerca de 40 niños al año pierden la vida en Reino Unido bajo estas extrañas circunstancias.

SUDC es una categoría utilizada para referirse a los pacientes entre 1 y 18 años que se duermen y no vuelven a despertar sin ninguna razón aparente.

“Tenemos el corazón roto. Estamos completamente destrozados. No sé cómo voy a poder continuar con mi vida sin él”, declaró Debbie.

En medio de todas las alertas que se han suscitado en el mundo entero por el coronavirus, muchos creyeron que el caso del pequeño David podía ser una clara señal de COVID-19. Sin embargo, los médicos realizaron la prueba y dio negativo. Él siempre estuvo lleno de energía y robando sonrisas a todos a su alrededor.

Acompañamos a esta familia en este momento tan difícil. Esperamos que David sea recordado como el niño feliz que siempre fue. Compartamos un mensaje de solidaridad con sus padres y hermanos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!