En este país los graduandos son sustituidos por robots para que reciban su título en la pandemia

Los robots de Newme, mejor conocidos como robots de telepresencia, han encontrado en Japón, siempre a la vanguardia tecnológica, por cierto, una nueva utilidad.

A pesar de la pandemia de COVID-19 que se ha desatado en buena parte de nuestro planeta y obligado a más de tres mil millones de almas a quedarnos en casa, las clases no se han detenido.

Claro, no a su ritmo acostumbrado, pero, más o menos, y gracias a una muy singular tecnología, los estudiantes han podido asistir a su ceremonia de graduación vía on line, en un momento en que la cuarentena tomó a al mundo por sorpresa dificultando el desarrollo normal del curso académico.

Fue con esta ingeniosa iniciativa que la Universidad Business Breakthrough, de Tokio, decidió utilizar este tipo de robots de telepresencia para sus alumnos.

Una original solución para las ceremonias presenciales de los estudiantes y, como de costumbre en el ámbito de la tecnología, Japón lo hizo primero.

Pero, lo más curioso y genial del asunto es que no hacen falta muchos robots para este tipo de ceremonias a larga distancia, ya que, una vez realizada con un alumno, el robot puede cambiar la conexión y transformarse en otro alumno diferente en cuestión de segundos. De esta manera se puede volver a repetir el proceso, y así sucesivamente.

“Donde iría la cabeza pusieron una tablet, les pusieron la toga y el birrete, y usaron la app de videollamadas Zoom para mostrar en la pantalla el rostro de los estudiantes y, al mismo tiempo, permitirles ver la ceremonia como si estuvieran allí”, explicó el director de la Institución académica

Estos robots Newme, desarrollados por ANA Holdings, cuentan con una pantalla situada a la altura de la cabeza donde se muestra el rostro de la persona, y una columna que une dicha pantalla con un sistema de desplazamiento bastante simple a base de ruedas hace las veces del cuerpo.

Así, el robot-alumno puede moverse con cierta autonomía e independencia y aparecer en la entrega del diploma, generando en el joven estudiante la sensación de que está en el lugar físicamente y claro, lo bueno es que también puede salir en la foto, ataviado con su traje de gala típico de una titulación, y mantener la seriedad y la sobriedad que el acto requiere.

Con tal de evitar la aglomeración de personas en el evento, solamente acudieron los maestros y coordinadores a la ceremonia.

No podíamos permitir que nuestros alumnos se quedaran sin el reconocimiento a su gran esfuerzo y graduarse. Teníamos la manera de resolverlo y lo hicimos”, añadió el principal de la Universidad Business Breakthrough.

La entrega de diplomas se hizo a control remoto el pasado 28 de marzo en el área del Hotel Grand Palace, situado a 2 minutos a pie de la estación de metro Kudanshita, en pleno centro de la capital nipona.

Aunque el país asiático tuvo menos casos de coronavirus que otros países de la región al inicio de la pandemia, el aumento reciente de casos de contagio motivó al gobierno a declarar el estado de emergencia y el aislamiento voluntario.

Es un hecho incontrovertible el que todos y cada uno, en todas partes del mundo, estemos tratando de adaptarnos a un nuevo estilo de vida debido a la pandemia del COVID-19, pero, es que definitivamente Japón lleva siempre la batuta y va un paso adelante.

Comparte esta ingeniosa historia con tus seres queridos, y conoce esta forma innovadora para manejar el distanciamiento social en tiempos de coronavirus.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!