Embarazada «muere» durante 7 minutos pero una mujer supo qué hacer para volverla a la vida

El embarazo es ampliamente considerado como uno de los momentos más emocionantes y alegres en la vida de cualquier mujer. Estar con un niño es una experiencia emocionante y que cambia la vida de numerosas familias.

Pero para una madre, el precioso tiempo que pasó llevando a su bebé en el vientre coincidió con una de las cosas más aterradoras que jamás haya experimentado. Probablemente una de las cosas más aterradoras que cualquier futura madre podría vivir durante el embarazo.

La feliz pareja ya tenía a un niño de un par de años

Kelley y Gareth son una pareja felizmente casada que vive una vida pacífica y normal en Milton Keynes, Buckinghamshire en Inglaterra. Poco esperaban lo que le sucedería a ella cuando quedara embarazada de su segundo hijo.

Ellos ya eran padres de un niño pequeño, feliz y saludable llamado Bob. Cuando Kelley quedó embarazada de su hija.

Gareth se llevó el susto de su vida al creer que perdería a sus dos seres amados

Kelley y Gareth estaban sumamente entusiasmados con su segundo hijo, especialmente porque se trataba de una niña. Kelley estaba a más de la mitad de su embarazo cuando experimentó una aterradora emergencia médica.

La madre de 35 años sufrió un paro cardíaco debido a una condición rara que hace que su corazón lata anormalmente. Kelley fue diagnosticada con la rara enfermedad hereditaria Síndrome de Wolff Parkinson White cuando era solo una adolescente.

La afección hace que el corazón de Kelley lata de forma anormalmente rápida, lo que a su vez provoca mareos, falta de aliento e incluso desmayos.

El día que casi muere, se despertó alrededor de las 5 de la mañana con lo que creyó que era un ataque de pánico. Hizo todas las cosas que le recomendaron: bebió un poco de agua, se sentó en el baño y realizó algunos ejercicios de respiración, pero el malestar no desapareció durante aproximadamente media hora.

Kelley nunca imaginó que perdería la vida por 7 minutos

Finalmente, Kelley se desmayó y su esposo (sin saber que había sufrido un paro cardíaco) llamó al número de los servicios de emergencia.

No había ambulancias disponibles, por lo que se envió a una persona a atender la emergencia. Se presentó en la casa de la pareja una joven llamada Stephanie, quien afortunadamente permaneció tranquila y sabía exactamente qué hacer.

Stephanie usó un desfibrilador para bombear el pecho de Kelley y devolverla a la vida. Según la prensa local, Kelley había estado inconsciente durante cuatro minutos. Después, llegó la ambulancia y llevó a Kelley al hospital. Se sometió a una cirugía para resolver su afección cardíaca una semana después y se recuperó por completo.

Kelley realmente murió durante siete minutos completos mientras su corazón se detenía por completo. Se podría pensar que sería el final de Kelley, así como el final de su bebé, pero a veces ocurren milagros.

Por fortuna, madre e hija están bien y sumamente felices

Pero esto no es todo, la niña que ella estaba esperando con tanta ilusión, nació algunas semanas más tarde sin ningún efecto negativo en su salud, como resultado de la experiencia cercana a la muerte que su madre había protagonizado.

Ahora, la familia de cuatro está compartiendo la historia de cómo se salvaron por muy poco de vivir una verdadera tragedia.

¡No olvides compartir esta increíble historia en Facebook!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!