El padre del bebé que fue arrebatado del vientre de su madre fallecida se niega a desconectarlo

Marlen Ochoa López fue vista por última vez el pasado 23 de abril, la joven de 19 años fue a casa de una mujer que contactó a través de Facebook a buscar obsequios que le daría para el bebé que esperaba.

Pero lamentablemente no regresó, dejando a su esposo Yovani López y a su hijo de tres años devastados. El caso conmocionó a Chicago y al resto del mundo.

Clarisa Figueroa, de 46 años y su hija Desiree de 24 fueron arrestadas por estar implicadas en la desaparición y fallecimiento de Marlen. El novio de Clarisa Piotr Bobak, de 41 años, también resultó detenido por ocultar el hecho.

El bebé de Marlen fue arrebatado de su vientre, posteriormente, Clarisa lo trasladó al centro de salud alegando que presuntamente era suyo, sus incongruencias y la prueba de ADN comprobaron que mentía.

Ahora el pequeño que debió nacer el pasado 5 de mayo lucha por sobrevivir a pesar de las graves lesiones cerebrales que sufrió.

Cecilia García, pastora de la iglesia de la comunidad de la familia, ha sido su portavoz y hace dos días publicó en Facebook que el bebé abrió los ojos por primera vez, eso significó una señal de esperanza para todos.

Yovani sostuvo a su hijo en sus brazos y las imágenes de ese primer encuentro han emocionado a millones de personas.

El pronóstico es devastador, pero Yovani se rehúsa a rendirse. “Él quiere explorar todas las opciones antes de tomar alguna decisión”, aseguró la vocera de la familia.

“Estamos motivados por la fe, nosotros tenemos fe y su padre y el resto de la familia cree que el pequeño se va a recuperar”, concluyó Cecilia.

En una reunión, el padre del niño y sus familiares allegados repasaron con el personal del hospital Advocate Christ donde permanece el bebé ingresado los protocolos del centro de salud.

Las autoridades policiales cuestionan la reacción del hospital por no haber alertado la incidencia de inmediato.

El próximo 25 de mayo se celebrará el funeral de Marlen en el Tanatorio Mount Auburn en Stickney, Illinois.

La familia ha recibido numerosas muestras de cariño y apoyo en un momento tan duro.

Muchas personas se siguen congregando en su domicilio para llevarle flores y rendirle un homenaje mientras oran por el consuelo de su esposo e hijo y por la salud de su bebé recién nacido.

NCTV

Seguiremos atentos a la evolución del estado de salud del pequeño esperando que logre sobrevivir e ir a casa con su padre y hermano, comparte este avance.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!