El niño de 8 años que se “congeló” para llegar a la escuela recibió un gesto extraordinario

Hace tan solo unos días la fotografía de Wang Fuman, un niño de 8 años son su cabello congelado publicada en las redes sociales conmovió al mundo. Wang es estudiante de tercer grado en la escuela primaria de Zhuanshanbao en pueblo de Xinjie, en China.

Este pequeño desafía las bajas temperaturas tras caminar más de una hora con un abrigo de tejido delgado para llegar a la escuela, donde tampoco tiene calefacción.

Ni el fuerte invierno, ni el largo camino han sido impedimentos para que este niño renuncie a su deseo de ir a la escuela para cumplir con sus evaluaciones.

Realmente la convicción de este pequeño es una gran lección para muchos. Puedes leer la historia aquí.

Los comentarios de los usuarios de las redes no se hicieron esperar y en tan solo días el colegio ha conseguido una ayuda monetaria de aproximadamente 15.000 dólares.

La imagen de su cabello cubierto de hielo definitivamente tocó los corazones de muchos. Sin embargo, fueron publicadas otras fotos que evidenciaron que para este niño los escasos recursos materiales no limitan su alma, su fortaleza, y sus ganas de estudiar.

¡Tan pequeño en edad y tan grande en valores!

Su profesor expresó la admiración por Wang. Es un niño que tiene un don especial con los números, sus calificaciones en matemáticas son excelentes. Es colaborador ante la necesidad del prójimo.

Las imágenes de sus manos maltratadas mostraron al mundo que su espíritu fortalece su cuerpo. 

Es un niño que vive con su hermana mayor y con su abuela en una casa muy humilde. Ayuda a su abuela en las tareas agrícolas.

VER TAMBIÉN:  Irena, la enfermera que metió a 2.500 niños sanos en cajas, bolsas e incluso ataúdes

La expresión de su mirada trasmite la pureza de alma, con un corazón que extraña el amor de su padre quien trabaja en otra provincia y regresa a casa luego de meses de ausencia física.

Wang es el maravilloso niño que conmovió a muchos y consiguió una ayuda destinada a mejorar su condición de vida para aliviar el peso que ha llevado solo sobre sus hombros, aunque no se trate de una carga totalmente suya.

Gracias a la publicación de la imagen, personas cercanas al niño recibieron múltiples manifestaciones de querer ayudarlo… y la ayuda llegó.

Recibió no solo dinero por parte de las autoridades locales y un fondo de desarrollo juvenil, sino que muchas almas bondadosas donaron ropa.

Imágenes de este pequeño circulan nuevamente en las redes como respuesta a la generosidad de quienes hicieron su aporte para darle un poco de calor a este pequeño.

Las fotografías muestran cuando Wang recibe protección para sus manos y un nuevo abrigo… ¡Un verdadero abrigo para el invierno!

Twitter

Ahora, el camino de 4,5 kilómetros con una temperatura de 9 grados bajo cero será un poco más cálido.

Wang es un niño que está destinado a ser un hombre de sueños cumplidos. Es un ejemplo de constancia y perseverancia. Comparte con tus amigos la expresión de su pequeño rostro, una expresión que dice más que mil palabras.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!