La imagen del niño de 8 años que se “congeló” para llegar a la escuela conmueve al mundo

Es muy común escuchar comentarios que descalifican los esfuerzos que hacen algunos niños en el cumplimiento de sus deberes. Frecuentemente los adultos menosprecian los “asuntos de los niños” porque son “pequeños”.

Sin embrago, muchos “pequeños” dejan “grandes” aprendizajes, como es el caso de Wang Fuman, de 8 años estudiante de tercer grado en la escuela primaria de Zhuanshanbao en pueblo de Xinjie, en China, quien camina 4,5 kilómetros diarios para llegar a su escuela en medio del duro invierno.

Este pequeño desafió al clima de 9 grados bajo cero y llegó a la escuela con el cabello y sus cejas completamente convertidos en carámbanos tras caminar cerca de una hora para cumplir con su asistencia al examen que ya tenía programado.

La imagen de este niño con su cabello congelado captó la atención de millones de personas, que han resaltado la responsabilidad del pequeño.

Wang proviene de una familia muy humilde, pero no se ha dejado vencer por las circunstancias. A pesar de que ese día la temperatura se desplomó de manera inesperada en la mañana no dejó de asistir a la escuela.

El abrigo que llevaba puesto era el más grueso que tenía, sin embargo, el tejido era muy delgado. El aula donde recibe clases no tiene calefacción. Sus manos estaban rotas por el frío porque tiene que ayudar a su abuela en trabajos agrícolas.

Para muchos, las razones antes expuestas serían suficientes para justificar un abandono de los estudios. Pero este pequeño manifestó sus ganas de salir adelante y cumplir con su responsabilidad.

Según información local, su padre es un trabajador inmigrante en otra ciudad y su madre los abandonó a los dos.

VER TAMBIÉN:  La emoción de la princesa Charlotte cautivó a todos en la boda real

Aparentemente vive en una casa de barro con muy poca luz, en Ludian con su abuela y su hermana mayor.

El director de la escuela confirmó que la casa de Wang está a unos cuantos kilómetros y este niño tarda más de una hora en llegar a la escuela todos los días.

Cuando este pequeño llegó al aula, sus compañeros de clase lo encontraron divertido, lo que pareció no molestare a Wang, quien respondió a las risas con un gesto muy gracioso.

También comentó que los exámenes finales habían comenzado esta semana y alagó el don especial que Wang tiene con los números asegurando que sus calificaciones en matemáticas son excelentes.

La puerta de la escuela también se cubrió de escarcha. Realmente el ambiente estaba muy frío. El pequeño manifestó que extraña a su padre, a quien no ha visto desde hace unos meses.

Tras la publicación de esta hermosa fotografía muchos usuarios expresaron su emoción, así como su deseo de apoyarlo.

Daily Mail

Aunque la experiencia de vida de Wang ha estado salpicada de duras pruebas, él las ha enfrentado con la firme convicción de superarse. Este pequeño es un gran ejemplo para el mundo. No dejes de compartir esta maravillosa historia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!