Atascos en las salidas de grandes ciudades en plena crisis del coronavirus causa indignación

La Dirección General de Tráfico (DGT) de España alertó este viernes de densidad circulatoria a última hora de la tarde en las salidas de las ciudades de mayor afluencia. Esto, a pesar de las restricciones de circulación impuestas por el Gobierno, tras la declaración del Estado de Alarma por el coronavirus.

Tal densidad se notó especialmente en concurridas carreteras de salida de ciudades como: Madrid, Barcelona, Valencia, Vizcaya o Sevilla.

Muchos ciudadanos que sí están viviendo el confinamiento a rajatabla, no podían creer en semejante violación de la ley en plena crisis del coronavirus. Parecía inaudito que tras las graves advertencias de las autoridades sanitarias de que España se enfrenta al pico de contagiados y que debe prepararse para lo peor, haya cientos de egoístas saltándose las normas a su antojo.

La DGT recuerda que los viajes están prohibidos excepto por las circunstancias excepcionales estipuladas en el Decreto de Alarma

Muchos de esos vehículos pertenecían a familias o parejas que decidieron trasladarse a sus segundas residencias en la playa o en otras ciudades para «relajarse». Pero fueron retenidos y les impusieron multas de hasta 600 euros, en los casos que no cumplían las excepciones.

La Policía Municipal de Madrid informó que interpuso este sábado 691 multas por incumplir los supuestos de movilidad que marca el estado de alarma, aunque no hubo ninguna detención.

Pero con ese antecedente, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y unidades de la Policía han endurecido los controles en carretera, desde este sábado para evitar esos desplazamientos a segundas residencias y frenar de raíz el posible contagio.

Así lo dio a conocer la DGT en Twitter:

Las autoridades recuerdan a la población los ajustes que en cuanto a prohibiciones, establece el nuevo decreto desde el 18 de marzo.

«Las sanciones que se impondrán son por desobedencia, no tienen que ver con tráfico, por lo que van desde los 601 a los 30.000 euros».

Los desplazamientos en coche sólo están autorizados para acudir a: tiendas de alimentación, farmacias o de primera necesidad, centros sanitarios, lugares de trabajo no restringidos y que requieran asistencia presencial, asistir al cuidado de mayores, menores o dependientes, entidades financieras, causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Todos los viajes han de ser individuales, salvo en tres excepciones: cuando se acompañe a discapacitados, menores o mayores.

El acompañante deberá ir sentado en el asiento posterior (lo ideal sería ir en diagonal) y ambos con mascarilla. Fuera de estos casos, se pueden imponer multas de entre 300 y 1.300 euros.

Tristemente, no es la primera vez que dentro de esta crisis sucede un descontrol así. Similar cosa pasó cuando el cierre de colegios y las facilidades para teletrabajar. Muchos ciudadanos prepararon su maleta para «irse de vacaciones», lo que definitivamente causó la propagación del contagio en grado exponencial, enfureciendo a muchos.

Comparte esta noticia para que todos estemos informados y que de una vez por todas la gente entienda aunque sea «por las malas» que esta crisis sanitaria no es un juego. El hecho de quebrantar una simple norma por simple que parezca puede acabar con la vida de una persona.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!