El niño que soñaba con construir castillos de arena cumple su sueño de conocer la playa

Justo en el período vacacional correspondiente a la Semana Santa de este año, el vídeo de un pequeño niño se hizo viral en redes debido a la ternura de su respuesta sobre cómo disfrutaba sus vacaciones.

Andrick, un niño originario de la ciudad de Monterrey, en México, confesó que le gustaba jugar a construir castillos de arena, pero que en realidad nunca había ido a la playa, aunque era su sueño.

Gracias a la difusión de un reportero de tal ciudad, el vídeo de Andrick, así como su propuesta de ayudarlo a hacer su sueño realidad, se hicieron virales en redes sociales.

En respuesta a esta campaña, diferentes personas y empresas se sumaron a esta noble causa, y ¡en realidad le cumplieron su anhelado sueño! El pasado 3 de mayo, Andrick y su familia llegaron a Puerto Vallarta, Jalisco, en México, un destino realmente increíble para conocer por primera vez el mar.

Una aerolínea, una empresa de medios de comunicación y el gobierno de la ciudad de Puerta Vallarta trabajaron en conjunto para unir recursos para que el pequeño niño de 6 años pudiera construir castillos de arena no sólo en sus sueños.

“¡Qué bonito! ¡Que lo disfrute el pequeño! ¡Un gran aplauso para todos los patrocinadores!”, comentó un conmovido internauta.

Otra empresa más que se sumó para cumplir el sueño de Andrick fue el Hotel Buenaventura, que cubrió el gasto del hospedaje y los alimentos de toda la familia. Además, fue el encargado de compartir en redes sociales con los internautas que estaban pendientes de esta historia los momentos más agradables que Andrick y su familia disfrutaron en sus instalaciones y en la playa.

“Había estado triste todo el día, pero ya fui feliz porque está cumpliendo su sueño”, comentó otro internauta.

Antes de llegar a la playa, Andrick y su familia fueron recibidos por la aerolínea Viva Aerobus, que le dio al pequeño todas las herramientas necesarias para construir un verdadero castillo de arena, y además lo invitó a conocer la cabina del avión en el que volaron.

“Felicidades al pequeño y gracias a ustedes por hacerlo realidad”, dijo otro internauta.

Lo mejor de todo es que en realidad Andrick sí pudo construir su castillo de arena, quedó realmente bonito y su cara de felicidad decía más que mil palabras. Seguramente también fue muy efusivo al agradecer a todas las personas que unidas lo ayudaron a cumplir el que seguramente es uno de los muchos sueños que tendrá durante su vida.

Historias como estas nos hacen recuperar la fe en la humanidad, al ver que tantas personas se unieron por ver sonreír a un pequeño y mantener intacta su inocencia al demostrarle que los sueños sí se cumplen cuando lo deseas desde el fondo del corazón.

Comparte esta increíble historia con todos tus amigos y nunca dejes de luchar por tus sueños.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!