Una niña duerme junto a su perro pitbull de 45 kilos en su habitación

La raza pitbull es catalogada como peligrosa. Muchos cuestionan el comportamiento de estos perros sobre todo frente a los más vulnerables: los niños, pero hay muchos testimonios que demuestran que estos perros pueden llegar a ser los mejores compañeros y protectores de los más pequeños.

Tal como el caso de Adalynn Leary, una niña que duerme abrazada a su perro pitbull de 45 kilos para sentirse segura después del miedo que le causó un terremoto que azotó la ciudad de Palmer en Alaska, Estados Unidos hace unas semanas.

En medio del temor que siente después de que el fuerte temblor sacudiera su hogar, la única forma que han encontrado sus padres de que permanezca serena y pueda conciliar el sueño es que duerma junto a su perro.

Junto a su mascota la niña se siente totalmente protegida y descansa durante toda la noche. Le transmite mucha seguridad el hecho de que su fiel compañero repose junto a ella en su habitación.

Así que cada noche Ady, como cariñosamente la llama su familia, se tumba junto a su mascota y se acurruca junto a su protector, un pitbull tan grande que casi abarca todo el espacio de la cama de la niña.

Desde sus primeros días de vida el pitbull le ha ofrecido su cariño

pitbull

Kyle, el padre de la niña, asegura que el perro es mucho más que su mascota, mucho más que un animal, admira su capacidad de tener empatía y ofrecerle a su hija y a todos la calma y protección que necesitan cuando el peligro los acecha.

El perro ayuda a aliviar la ansiedad de la niña después de los momentos de pánico que vivieron, grabaron un vídeo de Ady en su habitación junto al perro que ha conmocionado las redes.

Kyle declaró que: “La única forma de que logre dormir bien es que Fury esté a su lado para protegerla y aliviar su ansiedad.

Normalmente duerme en el suelo junto a su cama, pero esa noche ella lo llamó para que la abrazara”.

Las imágenes han sorprendido a miles de personas alrededor del mundo, algunos critican a los padres de la pequeña alegando que la exponen a un gran riesgo al dormir con un perro tan “peligroso” y de gran tamaño.

Mientras que otros aseguran que el animal es capaz de darle el amor y seguridad que requiere para sentirse confiada.

Muchos usuarios de las redes han juzgado a la familia, uno de ellos comentó: “Tan lindo como se ve, ningún perro debe estar tan cerca de un niño desatendido, no importa que esté vigilado por cámaras de seguridad”.

Ante la polémica causada, el padre de Ady comentó que su perro no es cualquier animal, “estoy de acuerdo en nunca mantener a un animal y a un niño sin supervisión, pero he hecho más de 100 horas de entrenamiento con él y sé que no es solo un animal”.

Agregó: “Él sabe que es su trabajo tener a Ady bajo su protección y ser su perro de servicio de todas las formas que ella lo necesite”.

Los perros pueden ser un gran apoyo emocional para los niños, en este caso, para el estrés postraumático que sufrió la pequeña después del sismo su mascota le ofreció el consuelo que necesitaba. 

Es muy intuitivo y protector, siempre permanece atento a las necesidades de su compañera para ayudarla.

Durante la noche disipa sus temores dándole calma, y a sus padres, les da la tranquilidad de saber que estará bien.

Para algunas personas en las redes, ha resultado controversial que los padres permitan que Ady duerma acompañada de un perro tan grande y que está catalogado como «peligroso».

Pero la familia, asegura que todo se trata de falsos prejuicios, y que si los perros son tratados con amor y respeto eso es lo que reflejarán en su comportamiento.

Ady y Fury se han convertido en los mejores amigos desde que ella llegó a casa, su vínculo es muy especial e inquebrantable.