Aunque su esposo se negaba, adopta a una adolescente de 16 años que soñaba con una familia

Autumn Moore es una madre de familia que siempre soñó en ser una familia de acogida. Ella y su esposo tienen dos hijas biológicas y en más de una ocasión discutieron sobre la posibilidad de abrir sus puertas y dar hogar temporal a un niño sin padres.

El esposo de Autumn no se encontraba nada feliz con la idea. Acudieron juntos a varias charlas sobre cómo sería el proceso, pero después de todo él seguía pensando que quizás ese no sería el mejor camino para su familia. Un día todo cambió.

“Vimos una película sobre una familia que daba hogar temporal. La he visto muchas veces y de inmediato comencé a llorar. Cuando mi esposo me vio comprendió que era algo que debíamos hacer”, explicó Autumn.

Autumn y su familia se prepararon. Ella estaba decidida a brindarle la oportunidad a un adolescente ya que sabía que ellos tenían menos oportunidades de conseguir ayuda.

Un par de meses después el sistema les asignó a una joven de 16 años llamada Mara. Su vida no había sido nada fácil.

Cuando tenía 12 años sus padres perdieron todos sus derechos sobre ella y comenzó a vivir en el sistema de los servicios sociales. Ella ya había perdido la esperanza de conseguir una familia hasta que conoció a Autumn.

“Me contó su historia y la escuché mientras se tocaba las cutículas. Ella y yo compartimos el mismo hábito nervioso. Sentí mucho dolor al saber por todo lo que había pasado”, dijo Autumn.

Los primeros días resultaron algo tensos, pero después de un par de semanas, Mara ya se llevaba de maravilla con todos.

En la escuela es una de las mejores estudiantes y está trabajando a medio tiempo para reunir tanto dinero como sea posible.

A los 17 años formalizaron el proceso de adopción y Mara cambió su apellido a Moore.

En tan sólo un par de años tendrá que ir a la Universidad y Atumn se siente muy triste de saber que partirá de su casa, pero ahora comparten un nexo que nunca se romperá.

Hay miles de jóvenes como Mara que una vez que alcanzan la edad de adolescentes pierden toda esperanza de conseguir una familia dispuesta a adoptarlos. La mayoría prefiere a los bebés o a los niños de muy corta edad.

Esto significa que muchos tienen que convertirse en adultos sin recibir apoyo alguno ni el cariño de una familia. Afortunadamente, Mara podrá contar con un padre, una madre y dos hermanas por el resto de su vida.

Une tu voz y comparte esta para crear conciencia sobre la difícil situación que enfrentan muchos adolescentes en el sistema.