Recorren 33 países usando la ropa que vistieron el día de su boda para cumplir una promesa

Casi todas las novias se quejan de gastar tanto dinero en un vestido que solo van a usar una vez, incluso algunas de ellas prefieren comprar uno de los vestidos más económicos con el fin de destinar el presupuesto para otras cosas.

Pero Zoe Aust, una mujer felizmente casada que ha usado su hermoso vestido de novia en más de una ocasión de una manera muy ingeniosa.

Para ella y su marido Nick de Nueva Jersey, Estados Unidos, no tiene ningún sentido haber gastado un dinero en el vestido que usó para casarse y guardarlo para el resto de su vida.

El vestido que usó ese día tan especial como su boda, la ha acompañado en más de 33 países en donde Zoe y Nick se han tomado fotos impresionantes de bodas.

Indiscutiblemente Alemania ofrece un paisaje increíble

Esta genial idea se les ocurrió en su primera cita mientras bromeaban sobre viajar juntos si las cosas funcionaban después del matrimonio.

Se comprometieron en el 2016 y se casaron en el 2017, y después de eso, Nick decidió cumplir la promesa que se hicieron en la primera cita. Empacaron sus cosas, incluido el vestido de novia, y empezaron su viaje por todo el mundo empezando por Tailandia.

La vida es demasiado corta para ponerte solo una vez tu vestido de novia, y el mundo es demasiado grande como para quedarte toda la vida en tu pequeña ciudad”.

Barcelon, Roma, Dubai, Monte Everest, la Gran Muralla China, son algunos de los lugares de los 33 países que ha visitado esta pareja y en donde se han tomado fotos emblemáticas con sus trajes de boda.

En cada una de las imágenes Zoe viste su vestido de novia con reconocidos monumentos de fondo y paisajes realmente encantadores.

Tanto Zoe como Nick quieren inspirar a las personas para que conozcan otros lugares, que sean testigos de magistrales escenarios que existen a lo largo y ancho de todo el mundo.

Nuestra esperanza es que cuando la gente vea nuestras fotos sientan inspiración para explorar un nuevo lugar, inicien un nuevo pasatiempo o cumplan su sueño”.

Aunque el viaje de los recién casados terminó en las Seychelles, en octubre del 2018, para ellos no es el final. Ellos planean continuar con esta aventura, pero esta vez sin tener que llevar el vestido de novia.

Las bajas temperaturas del Monte Everest no le impidió vestir su atuendo.

Muchos se han sorprendido de que el vestido de novia de Zoe permaneciera intacto durante todo el viaje.

Ellos confiesan que son muchas las cosas que les han encantado de este proyecto, como recibir los comentarios de miles de personas sobre su experiencia.

Pero, para ser completamente honestos, lo que más nos gustó fue vestir para cada sesión de fotos los atuendos que usamos el día de nuestra boda”.

Facebook

Para esta pareja el día de su boda fue el día más feliz de sus vidas y lo mejor ha sido poder revivirlo de alguna manera en los lugares más bellos del mundo.

Comparte este proyecto con tus amigos… ¿Te animarías hacer lo mismo?