Rematan una paradisíaca isla abandonada incluyendo una casa que muchos soñarían tener

¿Cansado del ruido, el tráfico abrumador y los vecinos molestos? Si buscas un refugio apacible y aislado donde descansar, sueñas con viajar a una isla desierta como todo un Robinson Crusoe dispuesto a vivir una aventura, o si prefieres, pasar unas vacaciones de ensueño sin renunciar a ciertos lujos en un lugar único, en Escocia puede estar la oportunidad que esperabas.

Ahora, la isla desierta de Inchmarnock, en Firth of Clyde, Escocia, está en el mercado por solo $ 1.75 millones de dólares e incluye una moderna casa de cuatro dormitorios, con cocina, comedor y sala de estar; un amplio dormitorio principal, dos dormitorios más y un trastero; la compra ideal para alguien que ha tenido suficiente de otras personas y busca escapar de todo.

Pero no siempre ha sido así. En una época, la isla tenía una población en auge, pero el último residente se mudó en 1986, hace más de 30 años.

En su apogeo agrícola, el terreno de 660 acres, a diez minutos en ferry de la ciudad costera de Rothesay, albergaba a 41 personas.

Desde 1999, la isla ha sido propiedad de una pareja que actualmente utiliza la finca como su casa de vacaciones.

Ahora están vendiendo todo el terreno, que incluye la casa de cuatro habitaciones y varios edificios deshabitados. También tiene su propia granja, un bosque nativo, un pequeño puerto privado y un ferry a la medida.

Diane Fleming, agente de ventas de Strutt y Parker en Edimburgo, dijo que esperan mucho interés de la gente en aprovechar esta oportunidad única.

“Inchmarnock es una isla impresionante, rica en posibilidades”, dijo la empleada inmobiliaria.

Este hermoso dominio escocés tiene una historia fascinante que data de miles de años.

Sirvió como asentamiento de la Edad de Bronce, fue un monasterio medieval blanco de las incursiones vikingas, un cementerio para los escoceses hace 750 años en la Batalla de Largs, un retiro de ermitaños del siglo XVII, un escondite de contrabandistas y un campo de entrenamiento del Día-D, con cráteres de bombas aún visibles en su suelo.

Ha sido habitada, abandonada, repoblada, cultivada y muy probablemente utilizada como centro de aprendizaje por los primeros cristianos. Antes de que los actuales propietarios la asumieran en 1999, estuvo deshabitada durante un cuarto de siglo.

Quien decida ocupar la isla tendrá a su disposición una gran variedad de posibilidades. En los últimos años se han criado manadas de ganado escocés de primera calidad, agricultura que podría mantenerse fácilmente, pero también hay fabulosas oportunidades deportivas y de ocio.

Además, la casa tiene su propio muelle para The Marnock, un ferry que fue especialmente construido para transportar ganado y maquinaria desde y hacia Inchmarnock.

Hay una serie de edificios en ruinas, algunos antiguos y otros más modernos, que podrían, de acuerdo con los procedimientos correspondientes, convertirse de nuevo en un alojamiento habitable: las ruinas, en particular, podrían convertirse en casas para pasar unas vacaciones inolvidables.

Es difícil imaginar un lugar más bonito, más seguro o más aislado para un encuentro con los seres queridos.

“Una isla escocesa que encarna el romance que muchas personas asocian con las principales propiedades y granjas del país”, agregó Fleming.

De este modo, el sueño de escapar a una isla silenciosa donde poder olvidarse del ruido, ha pasado a ser accesible a todo aquel que de verdad desee experimentar vivencias únicas.

Comparte esta interesante oferta con tus familiares y amigos. Coméntanos si te gustaría vivir en esta silenciosa isla.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!