Vende dulces en la calle para poder cumplir el sueño de ir a un programa especial de la NASA

Pasión y disciplina son dos de los elementos claves para poder hacer nuestros sueños realidad, y es que quién no ha tenido un sueño que por nada del mundo se desvanece y se aferra a ello como la única tabla de salvación.

Para Anna Laura Rodríguez es seguir formándose para realizar investigaciones en el espacio exterior. Anna es una joven de 21 años estudiante de Ingeniería en Mecatrónica en Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, México.

Con su pequeño emprendimiento y la ayuda de todos, espera costear los gastos del programa.

Para esta joven no existe mayor anhelo que culminar sus estudios universitarios y poder ser un instrumento que le permita entender y proteger las maravillas del universo, ser miembro de la NASA es por mucho su más grande sueño.

Desde que empezó la carrera ha tenido su objetivo muy claro, así que en cuanto tuvo la oportunidad de participar en una beca no lo dudó. Sus esfuerzos dieron frutos y recientemente fue seleccionada para participar en un programa impartido por la NASA en Alabama, Estados Unidos.

Amigos y familiares la ayudan a promocionar su producto.

Anna debió redactar un ensayo en inglés donde logró postularse para una entrevista en línea que debió realizar en el mismo idioma. Afortunadamente, fue una de las 60 personas que quedaron seleccionadas, algo que llenó de infinita alegría a la joven y a todos aquellos que saben que es un paso más cerca para cumplir su sueño.

Sin embargo, la beca no cubre por completo sus gatos, debe pagar la totalidad de su estadía que equivale a un aproximado de 3.3600 dólares, una suma bastante alta que no puede cubrir.

La pueden encontrar en las escaleras del edificio del Gobierno de Tamaulipas.

Su situación económica es compleja pero sus ganas de asistir al programa son mayores, Anna decidió vencer gomitas con chile para poder cubrir los gastos de su estadía en Estados Unidos.

La joven se ubica afuera del edificio del Gobierno de Tamaulipas con la esperanza de poder venderlos y lograr estar más cerca del monto final. A través de sus redes, comentó que familiares y amigos están organizando rifas, colectas y cualquier otra iniciativa que los ayude a recaudar dinero.

Cada gomita vendida la ayuda a estar más cerca de cumplir su objetivo.

Destacó que el Gobierno Local le ayudará a pagar una parte del programa pero aún falta mucho por reunir.

Hasta la fecha ha recaudado  cerca de 1.800 dólares que si bien es una gran suma no es suficiente para cubrir la totalidad de su estadía. Deseamos logre su objetivo e instamos a todas aquellas personas que se encuentren cerca a comprarle.

Comparte en tus redes y anímate ayudar a todos aquellos que deciden emprender. Detrás de una pequeña idea hay un gran sueño.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!