Vecinos se unen para salvar a un pequeño de 3 años en el momento justo que cayó al vacío

Todos los padres saben que los pequeños de la casa requieren toda la supervisión del mundo. Un segundo de distracción puede terminar en resultados fatales. Es por eso que no podemos despegar el ojo sobre ellos si no queremos lamentar consecuencias nefastas.

Lamentablemente, esta premisa básica no se vive en todos los hogares; cuando los padres salen a trabajar dejan a sus hijos al cuidado de abuelos o de cuidadores en quienes confían plenamente. Pero tristemente, no siempre quedan en las mejores manos.

Es lo que sucedió con un pequeño de apenas 3 añitos, a quien dejaron al cuidado de su abuela. Y en cuestión de minutos, los vecinos fueron testigos del momento más angustioso de sus vidas.

Los hechos sucedieron en la ciudad china de Chongqing.

Los vecinos del barrio alcanzaron a ver a un niño colgado del balcón a seis pisos de altura. Nadie sabía qué era lo que realmente había pasado con el pequeño, pero una cosa era clara: estaba a punto de caer al vacío y alguien debía salvarle la vida.

Salió a la luz que el pequeño niño se pegó el susto de su vida cuando al despertar de su siesta encontró que no había nadie en su casa. Su abuela que supuestamente lo cuidaba no estaba por ninguna parte.

El desesperado chiquitín comenzó a llamarla y a buscarla por todas partes, hasta que terminó escalando por el lavadero que estaba justo al lado del balcón. Pero preso de los nervios, dio un paso en falso y terminó cayendo sobre la protección de vidrio y quedó colgado del barandal.

Trataba de reincorporarse para subir de nuevo, pero el peso de su cuerpo se lo impedía.

Afortunadamente, para ese momento ya muchos vecinos se dieron cuenta de la situación. Unos grababan las escenas, mientras que otros más proactivos se movilizaron de inmediato yendo por una sábana para amortiguar la caída inminente del pequeño.

Este es el inquietante momento en que cae al vacío desde el sexto piso:

Por momentos, trataba de reincorporarse hasta que al ver que todo resultado era en vano, fue arengado por la multitud para que se dejara caer. Abajo ya lo sostendrían.

Finalmente, el bebé cayó por los aires ante los gritos de los vecinos que no podían dar crédito a lo que estaban viviendo.

Minutos después, la abuela llegó tranquilamente al hogar diciendo que había dejado al niño dormido mientras ella iba de compras.

Tras el arribo de los padres, fue llevado al hospital donde se informó que por suerte no presentó lesiones, sin duda los vecinos fueron sus ángeles.

Comparte esta noticia para crear conciencia de la necesidad de ser responsables en el cuidado de los pequeños, esta vez hubo un final feliz pero son muchos los resultados lamentables producto de accidentes domésticos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!